Cuatro integrantes de una familia donarán plasma

Comodoro Rivadavia- Gabriel Serón y su familia recibieron el alta de coronavirus y decidieron donar plasma para ayudar a otras personas a superar la enfermedad. Instó a que más voluntarios lo hagan teniendo en cuenta la situación crítica de muchos comodorenses afectados por COVID-19.
domingo, 11 de octubre de 2020 · 16:47

“Hoy estoy súper contento, pude donar plasma. Te animo a vos si tuviste COVID-19, a que estos días que estamos viviendo no sean de una enfermedad más, sino que también, generemos juntos, conciencia que con este pequeño aporte ayudamos a que no falte un ciudadano más en nuestra ciudad, provincia y país”. Ese fue el mensaje con el que Gabriel Serón instó a toda la comunidad a donar plasma para ayudar a todo aquel paciente a superar el coronavirus.

Gabriel contrajo la enfermedad como contacto estrecho de su hermano, quien se contagió en el trabajo. Esto llevó a que su mamá, papá y su hermana tuvieran que aislarse debido a que comenzaron tener síntomas compatibles con COVID-19.

La familia Serón comenzó con síntomas el 19 de agosto por lo que tres días más tarde se realizaron el hisopado. El 25 de agosto recibieron el resultado positivo. Gabriel sostuvo que ese tiempo sirvió para reflexionar sobre varias cuestiones, pero, principalmente, asumir que si superaba la enfermedad iba a donar plasma.

“Mi experiencia tiene que ver con asumir que uno tuvo coronavirus porque en el principio de la pandemia se estigmatizaba a la gente que tenía a esta enfermedad y en esa estigmatización la gente tiene mucho miedo a decir que tuvo coronavirus”, destacó Gabriel.

En diálogo con La Posta Radio, Serón subrayó que el tiempo que su familia estuvo aislada, les sirvió para comprometerse más en las recomendaciones sanitarias. “Uno debe asumir que tiene la enfermedad y ver cómo se sigue con la vida. Desde el primer día que supimos que éramos positivo, lo primero que dije que fue iba a ir a donar plasma”, aseguró.

Fiebre y dolor de espalda son algunos de los síntomas que comenzó a sentir Gabriel, pero con el correr de los días pasó a perder el gusto y el olfato. “Me dijeron que tenía que esperar 28 días aproximadamente. Llamé y me dijeron que el 8 de octubre podía ir a la Cruz Roja. Ese día me presenté para que me extrajeran sangre y, de esa manera, ayudar a los demás”, describió.

“Uno no debe perder el eje que está donando plasma para salvar vidas. Mi familia también estaba pensando en donar plasma. Mi mamá tiene que pedir permiso en el trabajo para poder ir a la Cruz Roja. Mi papá también decidió hacerlo esta próxima semana. Es una iniciativa que invito a toda la población a hacerlo. Yo siempre digo que hay que hacerlo porque podés salvar la vida”, manifestó Gabriel.

 

El Patagónico