Petroleros Jerárquicos de Tierra del Fuego aguardan por un 2021 en donde se recobre la normalidad

En el marco de un contexto de pandemia que no permitió trabajar como es habitual, desde el Sindicato de la Patagonia Austral que conduce José Dante Llugdar se realizó un balance del año que finaliza para su Sede de la localidad de Río Grande, donde se evaluó desde la dirigencia cómo transcurrió el Afiliado esta difícil situación ante el Covid-19.
jueves, 31 de diciembre de 2020 · 17:21

En el marco de un contexto de pandemia que no permitió trabajar como es habitual, desde el Sindicato de la Patagonia Austral que conduce José Dante Llugdar se realizó un balance del año que finaliza para su Sede de la localidad de Río Grande, donde se evaluó desde la dirigencia cómo transcurrió el Afiliado esta difícil situación ante el Covid-19.

Al respecto, el Encargado de Sede y a su vez miembro de la Comisión Revisora de Cuentas de la Institución, Fernando Pozo, enfatizó que 2020 en esa ciudad, como en todo el país fue un año muy complicado y en el que los Trabajadores sufrieron complicaciones en su traslado y en los diagramas de trabajo para operar en las plantas de la operadora Total.

El referente analizó junto al Secretario General Llugdar y al Adjunto, Luis Villegas. Los avatares de un año atípico “donde los Trabajadores Petroleros tuvieron que hacer cuarentena de 14 días previo a subir a los Yacimientos y se extendieron las jornadas de trabajo por lo que fue muy complicado ya que hubo cuatro o cinco controles de PCR por cada rotación de personal, desde la salida de su casa hasta volver a su domicilio”.

Pozo indicó que, por lo tanto, “fue una situación muy complicada”, pero que “los Trabajadores dieron cumplimiento a esto, lo hicieron correctamente y la planta no paró la inyección de Gas al caño de 24, con lo que en ningún momento disminuyó la Producción. Todos cumplieron con cada control y se sometieron a los protocolos en la cuarentena para que en la planta haya la menor cantidad de contagios posible, por lo que en el Yacimiento de Total fue un trabajo duro de parte de ellos y esperemos que esto ya se normalice en 2021 con los diagramas”.

En tanto sobre lo acontecido en YPF, comentó que “en el Yacimiento se volvió a la normalidad laboral, aunque queda todavía personal afectado al artículo 223, pero se está tendiendo a que la gente suba a trabajar normalmente”. En la operadora de Bandera unas 550 personas se vieron afectadas por esta situación entre contactos estrechos y personal de riesgo, contabilizándose 66 contagios y 200 aislamientos preventivos. De los mencionados, unos 30 eran Afiliados a Petroleros Jerárquicos.

Efecto Pandemia

En cuanto a cómo aquejó el Coronavirus a los Trabajadores, Pozo detalló que si bien hubo complicaciones por internación, afortunadamente los Trabajadores se pudieron recuperar en su totalidad, en el marco de una provincia que en relación a la cantidad de habitantes que tiene, contó con un alto número de personas fallecidas, si bien el sistema de Salud no llegó a colapsar.

“Hubo muchos casos de Covid, en Río Grande especialmente, y no se podía viajar ya sea a Ushuaia o a Tolhuin, pues hubo aislamiento en toda la ciudad, ni tampoco se podía salir por el lado de la frontera con Chile, por lo que estaban muy aislados ya que no tenían vuelos y, por caso, para la gente que trabaja en Total la empresa debió alquiler un chárter para trasladar al personal y evacuarlo cuando terminaban su jornada, porque llegaban aviones a Ushuaia, pero esporádicamente”, describió a la Secretaría de Actas, Prensa y Propaganda que conduce David Klappenbach.

En cuanto al funcionamiento de la Sede, el Encargado de la misma dijo que solo estuvo cerrada por unos días durante el mes de agosto, por determinación del Gobierno provincial y la disposición tomada por la alta cantidad de casos de Covid que tenía la ciudad de Río Grande, aunque después se pudo reabrir con los protocolos correspondientes; con los Afiliados llamando con anterioridad para pedir el turno e ingresar a la Sede, y siempre con la asistencia en forma telefónica como alternativa para todo el personal que tuviera algún inconveniente.

Tiempo de análisis

En la última semana del año, Pozo visitó Comodoro Rivadavia, donde se acercó a la Sede Central del Sindicato dialogando allí con los miembros de Comisión Directiva, marco en el cual destacó que “el Secretario General y el Adjunto me han dado un gran apoyo en todo lo que hemos tenido dificultades”, a lo que añadió que “José (Llugdar) ha estado presente en discusiones en el Ministerio de Trabajo con situaciones planteadas en el Yacimiento en Tierra del Fuego, y todo se pudo resolver por las vías administrativas, solucionando esas cuestiones en pos de los Afiliados y todo el trabajo que estuvo haciendo el personal Jerárquico afectado a los asimientos en el marco de la pandemia.

Admitió que en la Cuenca Austral, más precisamente en la Isla, para 2021 se espera un año complicado en el contexto que se atraviesa por la coyuntura sanitaria “pero con la expectativa de que la gente de riesgo ya esté vacunada y pueda seguir trabajando, dado que subir al Yacimiento hoy es un problema, fundamentalmente en la operadora Total que tenemos un grupo de Trabajadores de riesgo que no está cumpliendo su tarea”.

Como preámbulo de lo que viene, emitió una expresión de deseos: “ojalá sea un contexto beneficioso para que las operadoras empiecen a realizar las inversiones correspondientes en las áreas y se generen puestos de Trabajo. La pandemia ha ralentizado estas inversiones porque el momento es complicado y cuesta recuperar la actividad, con lo que quedan frenadas las inversiones, pero el compromiso está y las operadoras lo asumieron y quieren que pase rápido esto para poder llevarlas adelante”, concluyó.