¿Un litro de nafta a 100 pesos?: senadores piden al gobierno que baje impuestos a los combustibles

Según se pudo saber un conjunto de 11 senadores nacionales de la oposición, encabezados por el fueguino Pablo Blanco, presentó un proyecto de comunicación en el que cuestiona los últimos aumentos de combustibles, que acumulan más de un 28 por ciento al compararase contra enero de 2020.
jueves, 28 de enero de 2021 · 22:07

Un conjunto de 11 senadores nacionales de la oposición, encabezados por el fueguino Pablo Blanco, presentó un proyecto de comunicación en el que cuestiona los últimos aumentos de combustibles, que acumulan más de un 28 por ciento al compararase contra enero de 2020. Según pudo saber ADNSUR, el punto tres del proyecto pregunta al gobierno por qué no redujo los impuestos que gravan los precios en surtidor, teniendo en cuenta que ese factor explica gran parte del precio final que pagan los consumidores, ya que representan el 41 por ciento del valor de las naftas y un 37 por ciento del gasoil. ¿En cuánto podría llegar la nafta a 100 pesos?

“El país no ha salido de la crisis y los aumentos de combustible son un factor que impacta en cascada sobre las cadenas de valor y genera un efecto bola de nieve en la macroeconomía que debe ser tenido en cuenta”, argumentó el legislador.

Acompañado por sus pares Claudio Poggi; Pedro Braillard Poccard; Laura Rodríguez Machado; Mario Fiad; Alfredo De Angeli; Víctor Zimmermann; Silvia Elías de Pérez; Juan Carlos Marino; Silvia del Rosario Giacoppo y Stella Maris Olalla, el legislador patagónico advierte que los incrementos observados superan largamente los valores de inflación o de depreciación de la moneda respecto de las divisas extranjeras, en particular del dólar.

A pesar de ello, Blanco hace foco otro aspecto que considera como “muy grave”: La carga impositiva de los combustibles en toda la cadena de valor que ronda el 41 por ciento para las naftas y 37 por ciento para el gasoil, según informó el sitio Surditores. “Una reducción de tales impuestos en los valores autorizados como aumento, generaría alivio en el sector, no afectaría a los consumidores y, fundamentalmente, no contribuiría al aumento explosivo de la inflación que se prevé a partir de marzo”, opinó al respecto.

En la búsqueda de paliativos, el senador apunta al 60 por ciento de participación en el mercado minorista de combustibles que ostenta YPF. “Podría servir de reguladora de precios, en lugar de buscar generar caja y recaudación para los fines que el gobierno disponga, aún en perjuicio de los más necesitados a quienes todas las alzas de costos terminan perjudicando”, concluyó.

Principal ingreso para YPF

En base a la situación actual de YPF, todo indica que los precios en los surtidores continuarán aumentando, por lo que incluso en las estaciones de servicio ya se evalúa si los surtidores podrán adaptarse, técnicamente, para reflejar precios superiores a 100 pesos por litro de combustible. Si bien los surtidores con hasta 6 años de antigüedad no deberían tener inconvenientes, la necesidad de previsión para los nuevos cálculos de importes debe ser adoptada por ámbitos que superen ese umbral de tiempo. Con el litro de nafta súpero orillando los 72 pesos en Buenos Aires y la nafta de mayor ocatanaje por encima de ese valor, la barrera de los 100 peso podría superarse con una acumultación de incrementos del 38 por ciento en los próximos meses.

En ese contexto, el presidente de la cámara de Expendedores de Río Negro y Neuquén, Carlos Pinto, aseveró en declaraciones al mismo medio sectorial que la venta de combustibles es el principal ingreso de la petrolera nacional:
“En este momento, las Estaciones de Servicio pasaron a tener un rol fundamental para el sostenimiento económico de YPF, ya que se constituyen como el único canal de financiamiento, de donde la empresa puede generar y tomar dinero líquido”, indicó el empresario.

Reconoció que hoy en día YPF no tiene posibilidad de generar recursos en dólares del exterior y se apoya casi de manera exclusiva en sus Estaciones de Servicio. En ese sentido, observó que los operadores minoristas deberían ser considerados con la importancia que realmente tienen para la subsistencia de la compañía. (ADNSUR)