Comenzó operativo de rescate del joven ahogado con el robot de la Armada

Un robot de alta tecnología fue enviado por la Fuerza Armada Argentina y Jornada acompañó su llegada y puesta en funcionamiento en aras de dar con el cuerpo de Bruno Muñoz, quien en Año Nuevo se arrojó al embalse del Dique Ameghino. Lo buscan a unos 35 metros de profundidad. Habló el padre.
jueves, 7 de enero de 2021 · 10:49

Por Meirion Griffiths / Fotografía: Alberto Evans

A primera hora de ayer, un equipo de rescatistas continuó la búsqueda del joven de 28 años, Bruno Muñoz, desaparecido en las aguas del Dique Florentino Ameghino luego de arrojarse a nadar en el lago.

Un robot de la Armada Argentina llegó en la noche anterior a la Base Aeronaval “Almirante Marcos A. Zar”, con el cual se iniciaron las maniobras de búsqueda subacuática. El artefacto, adquirido por el Estado Argentino en el año 2017, sirvió para recorrer el radio donde se presume que hace una semana, Bruno Muñoz, se arrojó de una altura aproximada a los 30 metros, desde lo alto de una roca, no lejos del murallón del embalse. Durante el operativo de fuerzas conjuntas, el padre de Bruno mantuvo una charla con Jornada. “Esto era su pasión. Le enseñé a nadar de chico”, reveló.

Jornada presenció el operativo y estuvo presente en cada movimiento del equipo de rescate.

Estuvo integrado por Bomberos del Dique Florentino Ameghino, Policía del Chubut a cargo del comisario Eduardo Calfuquir, el GEOP, Armada Argentina, con la destacada presencia de la teniente de navío Cecilia Alcanis: el jefe nacional de Operaciones de Defensa Civil y reconocido a nivel internacional destacado por la Presidencia de la Nación, Esteban Chalá; todo bajo la coordinación local de José Mazzei, jefe en Chubut de Defensa Civil.

A todo esto, en cada momento estuvo presente el intendente de la villa, Raúl de Domingo.

La mañana cálida y sin viento se desarrolló en un extraño clima mezclado entre el dolor y la esperanza. Las maniobras se iniciaron con la sumersión de una cámara HD para uso en profundidades de la Armada, sujeta a un cordón con el cual tomaron imágenes del radio de caída. Esas imágenes fueron procesadas por un equipo computarizado que se instaló en la ladera rocosa del flanco occidental del embalse. En esa base recibieron las primeras imágenes subacuáticas, tomadas a más de 35 metros de profundidad.

Alrededor del mediodía, los rescatistas cargaron el robot subacuático y lo instalaron en uno de los gomones semirrígidos que tuvieron que bajar por las escaleras, y de la misma manera emitieron las imágenes a la base de rocas donde la computadora de la Armada pudo recorrer el fondo del dique por imágenes de suma calidad.

Sobre las 13, un buzo se tiró a las profundidades.

A poco de haber llegado al Chubut, la teniente de navío Alcanis explicó que “vinimos en apoyo del grupo que ya viene trabajando con Bomberos Voluntarios, Policía y Defensa Civil. Nosotros trajimos equipamiento que se maneja por control remoto. Ahora estamos obteniendo imágenes por medio de una cámara sumergible y lo que pretendemos con el ojo visor es rastrillar la zona y obtener datos que nos ayuden a usar el R.O.V (Robot Vehicular Subacuático). Pero primero usamos este sistema para optimizar el uso del otro aparato, es decir, el robot”, señanó la subjefe del Servicio de Salvamento de la Armada, con asiento en Puerto Belgrano.

Iniciada la tarde, las embarcaciones continuaron trazando “calles de referencia” sobre el espejo del agua para analizar con rigor la zona donde el cuerpo se pudo haber desplazado, teniendo en cuenta que allí no hay correntada y el agua permanece como en un lago natural.

A algunos metros de donde trabajaron los rescatistas estaba José Alberto Muñoz, de 56 años, padre del joven buscado. Con una fortaleza envidiable, se mantuvo en buena parte sentado, junto a su esposa y seres queridos. Confesó que en cada momento, dijo haber aceptado la realidad divina.

Dijo ser un “hijo de Dios” y que su creencia, al momento de la entrevista, le dio las fuerzas para soportar la pérdida de un hijo. “Tuve todo su apoyo. También de la gente de acá, de los amigos, de laPpolicía, de bomberos, la Armada, el diario que estuvo, todos. Es muy difícil el trabajo que están haciendo”.

Al ser consultado por cómo hace para soportar los días allí, indicó que “le he pedido a mi Dios, sabemos que está en manos de él. Él dispone”, reflexionó.

Un joven del agua

Bruno nació en Rawson y vivió su vida junto al mar. Según lo recordaron sus seres queridos, amaba el agua. “Él hubiera preferido morir así. Nadar era su pasión. Él está bien, lo vi con una sonrisa mirandonos”.

En su charla con Jornada, José Alberto recordó a su hijo. Mantuvo su mirada vidriosa aunque abierta a la entrevista. “Esto era su pasión, si miran su Facebook no tiene más fotos que en el agua. Le enseñé a nadar de chico, todos mis hijos nadan muy bien. Iba a la costa y después ponía `El chapuzón de cada día`, lo hacía todos los días”

Contó que su hijo amaba los campamentos y la naturaleza. Conocía los tipos de leña y hasta era capaz de fabricar platos y cubiertos con cualquier resto. “Él estaba muy feliz ese día. Había cumplido un sueño que creo era nadar hasta una roca y dar la vuelta. El contó que había cumplido esa fantasía. No tenía límites. Un día nadaba cien metros y al otro día quería nadar 120 metros”, recordó.

Para hoy está previsto que con las primeras luces del día, la pesquisa aguas abajo continúe con todo el instrumental traído por la Armada. Anoche la comitiva se retiró a descansar en Instalaciones cedidas por la Intendencia local y con la coordinación y apoyo de Defensa Civil, a cargo del comandante Mazzei.

El jefe provincial comprometió recursos de la Provincia y gestionó medios ante la Nación para este tipo de búsquedas. “Estamos agotando todos los recursos y en estos cinco días no hemos parado. Tengo mucha fe en que lo hallaremos. Su familia está acá, estamos con ellos cada momento”, precisó. (Diario Jornada)