Vacaciones de invierno 2021: ¿cuánto cuesta ir a ver a las ballenas en Puerto Pirámides?

El avistaje embarcado de ballenas en es una experiencia única que merece ser vivida y ya se informó qué presupuesto necesita una familia promedio para pasar una noche en la Península Valdés y disfrutar a fondo de sus atractivos.
viernes, 9 de julio de 2021 · 10:13

El ingreso a la Península Valdés tiene variedad de costos de acuerdo a la procedencia del turista. Los residentes en Chubut pagan $ 250, los visitantes nacionales $ 600 y los extranjeros $ 1.200.

El precio de la aventura inigualable del avistaje embarcado de ballenas ronda los $ 5.250 para los adultos y $2.600 para los menores de 12 años, mientras que los menores de 3 años podrán hacerlo sin cargo. De estos precios, los chubutenses reciben un descuento promocional del 15%.

Estos valores tienen vigencia hasta el 31 de agosto. A partir del 1º de septiembre, los precios aumentan a $ 7.875 para los adultos y $ 3.900 para menores de 12 años. Abonando reservas antes del 31 de julio, los precios bajan a $ 7.000 y $ 3.500 respectivamente.

El avistaje embarcado es un servicio que dura una hora y media. En ese tiempo, el capitán de la embarcación buscará siempre los grandes grupos de ballenas y se aproximará lo suficiente para que los pasajeros puedan disfrutar de estos fantásticos animales en su hábitat natural. Terminada la travesía, la tripulación ofrece un pen drive de fotos de alta calidad a un precio de $ 2.000, de manera que el turista no debe sentirse desilusionado si no logra la mejor fotografía.

Algunas empresas como Peke Sosa, ofrecen un servicio especial llamado “Sunset”, con navegación de dos horas ante la esplendorosa puesta del sol. Este servicio tiene un valor de $ 4.460 para chubutenses.

También es posible practicar buceo. Los bautismos de buceo pueden realizarse todo el año y cuesta $7.800.

Comida y alojamiento

La gastronomía de Puerto Pirámides compite directamente con el movimiento turístico de Puerto Madryn, es por eso que algunos precios pueden encontrarse rebajados en la Península.

Un café ronda los $ 250. Un plato de rabas, $ 800. Un plato con la pesca del día más guarnición ronda los $ 650. A eso se suman las bebidas, $ 200.

Los restoranes y hospedajes deben lidiar constantemente con los inestables servicios de gas y agua, de manera que algunos de sus precios pueden fluctuar al verse afectados según la disponibilidad de estos recursos.

Una familia promedio que visite Pirámides y decida pasar la noche, podrá escoger entre una buena variedad de alojamientos. Pueden encontrarse departamentos amplios para cinco o seis personas totalmente amueblados, con internet, DirecTV y sábanas en precios que rondan los $ 8.000 y $ 10.000 por noche.

Algunos hospedajes ofrecen descuentos de acuerdo a la cantidad de días. Pirámides también cuenta con hostels y el camping municipal que permite la estancia con carpa, tráiler o motorhome (la disponibilidad y las medidas preventivas del camping están sujetas a la situación de pandemia).

Mucha acción

Tan sólo el pasado fin de semana fueron más de mil las personas que ingresaron a la Península Valdés para disfrutar de la apertura oficial de temporada de ballenas. Debido a la situación sanitaria en el contexto de pandemia, la mayor parte de los visitantes en los primeros días fueron chubutenses, sin embargo los residentes locales han recibido visitas de turistas nacionales provenientes de Buenos Aires, Córdoba y Tucumán, entre otras provincias.

¿Y qué sucede con las ballenas en el mar? Casualmente éste es uno de los años con mayor presencia de ballenas en la costa. El censo de esta temporada contabilizó un total de 1.006 ballenas en el Golfo Nuevo. Todas ellas están al alcance de la vista, y algunas pueden observarse en proceso de copulación muy cerca de la costa.

El censo registró 255 ballenas madres (con 255 crías), 430 individuos solitarios y 66 grupos de cópula. Estos números evidencian que el avistaje de ballenas está garantizado, incluso desde las playas.

Es común ver las ballenas hembras perseguidas por grupos de machos, y si la suerte lo permite también es posible ver a las madres junto a sus crías enseñándoles los primeros movimientos en el agua, protegiéndolas y jugando con ellas. Estos son los extraordinarios atractivos naturales que ofrece Puerto Pirámides, el mejor lugar del mundo para el avistaje de la ballena franca austral. (Fuente: Diario Jornada)