Sin justicia un año del triple crimen en Caleta Olivia

En la madrugada del domingo 5 de enero de 2020 un voraz incendio ocurrido en la vivienda del barrio 17 de Octubre de Caleta Olivia causó la muerte de dos criaturas, Karen de 6 años, Lautaro de 8 y de la joven madre de ambos, Natasha Schumascher.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 09:12

El trágico suceso consternó a la comunidad que con el transcurrir de las horas se fue indignando al conocerse que había sido causado por varios individuos que lo provocaron en venganza contra quien era la pareja de la joven, Ricardo Luna, un sujeto de frondoso prontuario delictivo que estaba en el interior y escapó de las llamas abonando a quienes perecieron.

Por este triple crimen hay cuatro detenidos de apellidos Gil, Paredes y dos hermanos de apellido Gallardo quienes serán sometidos a juicio oral y público estimativamente a mediados de 2021.

Luna también fue a parar a un calabozo, pero no se lo acusó por este hecho sino que quedó involucrado en otras dos causas, una de ellas relacionada con la agresión previa a uno de los integrantes del grupo que quemó la casa donde se produjo la tragedia.

Sin embargo, hace pocos días recuperó su libertad y ello indignó a familiares de las víctimas fatales quienes desde un principio le atribuyen responsabilidad por hecho que derivó en el triple crimen.

Por ello, en la tarde de este miércoles, al cumplirse un año del penoso suceso, medio centenar de personas volvieron a marchar por las calles céntricas y se dirigieron hasta el edificio de los juzgado de instrucción para reiterar el pedido de justicia y castigo a todos los responsables.

Entre ellas se encontraban los padres de los pequeños, Alex Fernández y Juan Pacheco y las abuelas María Ñancupil y Olga Vera, quienes junto a medio centenar de vecinos y referentes de Polo Obrero, se desplazaron portando gigantografías con los rostros de los niños fallecidos y pancartas, al tiempo que un grupo de manifestantes hizo sonar redoblantes.

Las abuelas expresaron que “es muy difícil poder sentir paz y no llorar. Por la forma en que fueron asesinados nuestros nietos y su madre, fue lo más horrible que nos pudo haber pasado. Pedimos a la sociedad que tenga memoria y no se olvide de este hecho tan trágico”. (Fuente: Diario El Patagónico)