Tensión por motín en una comisaría de Madryn: quemaron colchones y atacaron a celadores

Un grupo de ocho detenidos de la Comisaría Tercera tomaron palos, puntas y amenazaron con apuñalar a oficiales y quemar las celdas.
martes, 16 de marzo de 2021 · 10:39

Ese fue el escenario del lunes por la noche en Puerto Madryn, poco después de las 20, en la zona de calabozos de la Comisaría Tercera.

Según informaron fuentes policiales, los disturbios se desencadenaron durante el ingreso de un interno que retornaba luego de una salida transitoria autorizada por la justicia.

Fue en la requisa previa al ingreso al sector de celdas donde constataron que el detenido poseía marihuana en una de sus manos y un elemento oculto en la boca. Al decirle al detenido que escupa lo que guardaba, este comenzó a insultar e intentar agredir a los efectivos. Mediante golpes de puño y patadas intentó lesionar al personal policial, aunque finalmente lograron reducirlo. Pudieron sacar el elemento que llevaba en la mano siendo este una sustancia compactada color pardo verduzco que luego se determinó eran 3 gramos de cannabis sativa. Lo que guardaba en la boca no pudo ser identificado porque el detenido lo ingirió antes de que pudieran revisarlo.

A causa de ello un grupo de ocho internos que se encontraban en la misma sala y presenciaron el hecho, iniciaron un violento motín.

La revuelta comenzó con amenazas hacia los uniformados y el panorama se tornó más agresivo. Rompieron palos de escoba escondidos en las celdas para usarlo como punta, poniéndose en un carácter agresivo golpeando las rejas y puertas.

Inmediatamente iniciaron un incendio dentro de la última celda. Ante este peligroso escenario, los celadores debieron sacar a los internos mostrándose estos hostiles y reticentes, resistiéndose a salir de los calabozos. Ante el evidente clima de hostilidad, debió intervenir el grupo especial de Canes.

Tras varios forcejeos uno por uno los internos lograron ser reducidos y desalojados con el fin de resguardar su integridad física por la gran cantidad de humo que gobernaba la sala.

El foco ígneo fue identificado en una cama, más precisamente sobre un colchón de goma espuma. En el suelo del calabozo se hallaron palos, puntas y encendedores.

De la refriega, resultó lesionado un agente a causa de los palos que lanzaron los reclusos. Uno de los detenidos, resultó con lesiones menores. Otro golpeó con una piña en la cabeza a uno de los perros de la División de Canes.

Durante la requisa en ambas alas de la dependencia policial, se incautaron máquinas de afeitar, palos, puntas y encendedores, dando intervención a personal de Criminalística y agente de la División Drogas.

 

Diario Jornada