Desde El Calafate, Cristina monitorea las internas del poder

 En un momento clave para la delicada interna de poder del Gobierno, la vicepresidenta Cristina Kirchner decidió alejarse de Buenos Aires y regresar a su casa en esta ciudad, por primera vez desde que empezó la pandemia. Llegó el sábado, en un avión de Aerolíneas Argentina, el segundo que aterrizó desde que en noviembre.
martes, 17 de noviembre de 2020 · 09:23

La vicepresidenta viajó con su nieta Helena. Al descender del avión, subió a un auto junto a la custodia que la esperaba en la pista, una deferencia habitual autorizada por las autoridades aeroportuarias para con los funcionarios de alto rango. Sus acompañantes, en cambio, ingresaron a la sala junto a los pasajeros del vuelo.

Se trata del segundo avión que llega a la ciudad desde que se reactivaron los viajes aéreos a la provincia, que por ahora están destinados a personal esencial y a quienes hayan quedado varados en otros lugares del país. Por esta razón, desde el Comité Operativo local, los reciben con un estricto operativo para cumplir con todos los protocolos dispuestos por el Covid-19.

La vicepresidenta, desde que arribó el sábado a la tarde, pasa las horas en su residencia, lindante al hotel boutique Los Sauces, propiedad de la familia Kirchner, que se encuentra cerrado desde el año 2016 y hoy está bajo intervención judicial. El enorme predio que conecta la vivienda con el hotel le permitiría realizar paseos y caminatas por el jardín sin salir por la ciudad, hoy vacía de turistas y con vigencia del aislamiento social preventivo y obligatorio por tener circulación comunitaria del virus.

Su llegada aquí se concretó horas antes de que se conociera la carta que el bloque de senadores del Frente de Todos, que ella lidera, le envió al Fondo Monetario Internacional (FMI) y que reavivó la interna que se vive por estas horas en el Poder Ejecutivo Nacional. Esta mañana, el senador Oscar Parrilli, uno de los dirigentes kirchneristas más cercanos a la vicepresidenta, se expresó sobre la carta y reforzó la idea de que Cristina Kirchner la apoyó.

El texto firmado por los senadores reclamó al FMI que "se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de la Argentina para los próximos años". Entre otros puntos, propuso un programa de refinanciación de la deuda que incluya una "reconsideración de los intereses, un período de espera para comenzar los pagos anuales a partir de 2025, y plazo de amortización en varias décadas".

El viaje de Cristina Kirchner pone en duda si habrá sesión en la Cámara alta esta semana. Su regreso a Buenos Aires, en vuelo de línea, solo es posible desde El Calafate el sábado próximo. Para volar antes, debería salir de Río Gallegos. En ese caso, podría viajar a Buenos Aires el miércoles. Durante noviembre solo hay dos vuelos semanales a Santa Cruz.
    
Esta ciudad, el "lugar en el mundo" de Cristina Kirchner, es una localidad turística que hoy vive una profunda depresión económica producto de la pandemia y que por estas horas se ilusiona con un programa piloto de turismo que se pondrá a prueba a partir del 20 de noviembre con pasajeros que lleguen, con cupo y protocolos, desde Río Gallegos.

Por: Mariela Arias - Diario La Nación