Crearon un basurero inteligente que se programa con una app

SmartCan tiene habilidades autónomas y se puede programar vía remota para sincronizar con la llegada del carro recolector.
martes, 1 de octubre de 2019 · 17:40

Tirar la basura es una de las obligaciones más incómodas para la mayoría, sin embargo un nuevo desarrollo podría evitarnos esta tarea, se llama SmartCan de la empresa Rezzi y es un prototipo que se programa con una app para sincronizarlo con la llegada del carro recolector.

Un joven ingeniero estadounidense inventó el cubo de basura de auto conducción que lleva los desechos a la acera en el día que toca recogerlos.

La tecnología, apodada Smartcan, promete salvar a los propietarios el dolor de arrastrar la basura a la acera al tener su cubo lo hace por ellos.

“Queremos ayudar a la gente a eliminar las tareas innecesarias de su vida cotidiana,” dijo el creador de SmartCan, Andrew Murray, quien también es CEO de Rezzi, la compañía que la hace.

"Vemos una oportunidad para ayudar realmente a aliviar la carga de las tareas físicas mundanas que todo el mundo enfrenta", añadió.

La tecnología es en realidad una base metálica que coloca el basurero y lo traslada gracias a sus ruedas de Inteligencia Artificial (IA).

Los usuarios establecen el día en que quieren que su basura se saque en una aplicación descargable.

"Un usuario puede acompañar a su basura con un smartphone, establecer una fecha y una ubicación de salida, y el basura se llevará a cabo en un intervalo especificado regular," según el sitio web de Smartcan.

Según la página del creador, Andrew Murray se ha centrado en la iniciativa empresarial en ingeniería desde que comenzó la universidad en la Universidad de Tufts en 2013 y se graduó con una licenciatura en ingeniería mecánica.

Desde entonces, Andrew ha trabajado en múltiples disciplinas de ingeniería, pero recientemente ha estado involucrado en una nueva empresa de robótica que desarrolla y prueba un producto de consumo autoportante de carga que sigue a los usuarios hacia y desde su destino.

Esta experiencia le ha dado a Andrew una visión sobre el desarrollo de bienes de consumo y su comercialización. Andrew desarrolló SmartCan con la intención de proporcionar un dispositivo doméstico inteligente que puede ser complemento del Roomba al automatizar la tarea de los usuarios, al tiempo que mejora la gestión de residuos y reduce la contaminación causada por olvidar el día de la basura.

Otro cubo de basura inteligente también está ayudando a las personas que realizan tareas domésticas, se llama Bruno Smartcan, este dispositivo es considerado el primer contenedor de cocina y aspiradora combinados y conectados a internet.

Usando sensores en la parte frontal del contenedor, es capaz de detectar cuando el polvo y los escombros del piso de la cocina son arrastrados hacia él con un cepillo, encendiendo una aspiradora para aspirar el desorden.

Bruno viene con un dispensador de bolsas integrado que, además, envía alertas a un teléfono inteligente cuando el propietario se está quedando sin bolsas, y puede enviar recordatorios cuando es hora de sacar la basura.

Desarrollado por los inventores Jim Howard y Lori Montag, de Tulsa, Oklahoma, el contenedor es capaz de limpiar el pelo de perro, el cereal o leche derramada y migas de desayuno, absorbiéndolos directamente en la bolsa del contenedor.

También cuenta con una tapa manos libres sensible al movimiento que se abre automáticamente.

“La poderosa función de aspiradora Vortex entregará cada pelo de perro, cereales tirados y granos de suciedad directamente en la bolsa de basura. No más agacharse, no más recolección incómoda, solo coloca la escoba frente a la entrada de vacío para comenzar la succión y Bruno hará el resto”, dice su publicidad.

"Bruno también te recordará que saques la basura el día de la basura y te avisará cuando tengas pocas bolsas", añade.

La pareja espera atraer apoyo para su invención en Kickstarter. El smartcan de Bruno puede funcionar durante 30 días con su batería antes de tener que recargarlo.

Un cable de recarga extensible está integrado en una sección plegable justo detrás de la tapa principal.

Los usuarios pueden comprar bolsas personalizadas para Bruno, que caben en su dispensador, o usar bolsas de basura estándar.

El contenedor tiene una capacidad de 59 litros (13 galones). Se espera que cueste $ 248 dólares, aunque los primeros compradores pueden preordenarlo por $ 139.

DustBot el robot recolector más industrializado

También existe en el marcado el eco robot llamado DustBot funciona con una combinación de un sistema de navegación GPS y un giroscopio (dispositivo que permite cambios de dirección en base a una rotación).

El profesor Paolo Darío es el coordinador de DustBot, explica que el robot es esencialmente una caja móvil, que funciona a través de tecnologías de última generación. “Hemos tomado los componentes más avanzados de robótica para construir este aparato que soluciona un problema real para las autoridades de residuos en toda Europa".

DustBot posee tres niveles de control inteligente. Primero se encuentra el autónomo, donde se integran los sensores de movimiento, para evitar obstáculos, y las funciones de interfaz con el usuario, incluyendo el reconocimiento de su voz. Luego se localiza el ambiente inteligente que supervisa el robot. Lo envía a través de comandos y se desplaza por las calles. En un último nivel se encuentra el centro de control humano que monitoriza operaciones, pero sólo interviene en caso de emergencia o cuando la tecnología falla. “El centro de control también proporciona seguridad al propio robot, por si acaso alguien trata de robarlo o manipularlo”, indica Darío.

Como parte del proyecto DustBot ha realizado demostraciones de su funcionamiento en seis ciudades de Europa, además de dos en Japón y una en Corea del Sur. Con esto, según explica el coordinador del proyecto, existe ya información importante sobre el rendimiento del sistema y su seguridad.

Ya se ha probado en algunas ciudades y se estima que podría haber un mercado para 100.000 unidades en Europa.

Fuente: Infobae