Hackeo

Cómo te roban tus datos si descargas fotos en WhatsApp, Instagram y Facebook, te robarán tus datos

Las imágenes pueden traer ocultos malware que se infiltran en busca de información sensible

Redacción Nuevo Día
Redacción Nuevo Día
eldiarionuevodia@hotmail.com

En la era digital actual, la popularidad y amplio uso por millones de las redes sociales como Facebook e  Instagram y aplicaciones de mensajería como WhatsApp y correos eléctrónicos ha revolucionado la forma de comunicación en distintos ambitos de la sociedad.

Sin embargo, este avance también ha conllevado riesgos significativos para la seguridad informática, particularmente a través de técnicas sofisticadas que insertan códigos tanto en fotos como documentos adjuntos que pretenden recopilar información privada de una cuenta.

Esta estrategia conocida como esteganografía es usada para ocultar información en un mensaje, lo que hace suceptible a usuarios del espectro digital de abrir un archivo que venga encriptado con algún virus o algoritmo que termine generando riesgos en la seguridad digital.

Las fotos traen información perjudicial oculta

La esteganografía consiste en hacer invisible la información clandestina al ojo humano, lo que ha despertado preocupaciones al ser utilizado para incrustar malware en archivos comunes tales como imágenes, videos y documentos.

La esteganografía se ha establecido como un desafío considerable en la protección contra el malware, que son cualquier software malicioso, que es usado por ciberdelincuentes para infiltrarse en un dispositivo sin que el afectado lo sepa.

El método en cuestión, va un paso más allá, al desaparecer cualquier indicio de la presencia de un código malicioso mediante la modificación minuciosa de los bits en un archivo, sin alterar su apariencia original.

Este avance marca una evolución en la percepción común respecto a los portadores de malware, extendiendo la amenaza más allá de archivos ejecutables hacia documentos y, crucialmente, archivos multimedia.

Facebook e Instagram inciden en más fotos con información oculta

Este tipo de ataque adquiere particular relevancia en el contexto de las redes sociales, plataformas que facilitan el intercambio masivo de fotos y otros contenidos multimedia.

Ejemplos alarmantes se han visto en la sociedad como imágenes que, siendo estéticamente inofensivas, portan scripts diseñados para ejecutar acciones maliciosas como una simple foto o meme, una vez son descargadas o vista bajo condiciones específicas.

Aunque se han implementado medidas de seguridad en estas plataformas, la naturaleza escurridiza de conocimientos de esteganografía significa que el riesgo de infección persiste, siendo una realidad la posibilidad de que imágenes manipuladas mitiguen, pero no erradiquen por completo, el peligro.

Asimismo, en el caso funcional de dispositivos electrónicos, la ejecución de un código malicioso a través de una imagen requiere de vulnerabilidades en el software de visualización, lo que representa un ámbito de riesgo notable para el aparato con el que se abre una foto.

Hay varias amenazas constantes en la ciberseguridad

Los ciberdelincuentes continúan explorando métodos para explotar estas debilidades, incluyendo la creación de imágenes con código JavaScript que se activan al ser abiertas en navegadores que soportan HTML 5 Canvas. Estas técnicas evidencian cómo incluso las actividades rutinarias en las redes sociales pueden comprometer la seguridad.


Ante este panorama, resulta indispensable adoptar una actitud vigilante y contar con soluciones de seguridad avanzadas. Reconocer señales de manipulación en las imágenes recibidas, e integrar herramientas tecnológicas para identificar y neutralizar peligros.

También la seguridad en el entorno digital, especialmente en el ámbito de las redes sociales, demanda una vigilancia continua y el empleo de tecnologías capaces de desvelar y contrarrestar las amenazas ocultas, y así disminuir los casos de filtración de datos privados, pérdidas de cuentas, entre otros casos recurrentes en la actualidad.

Técnicas como la esteganografía, que permite el camuflaje de malware en archivos que aparentan ser inofensivos, plantea un desafío significativo en este sentido. Conocer sobre estos métodos y desplegar medidas de protección adecuadas son acciones cruciales para preservar la integridad de nuestros sistemas y la privacidad online. (Infobae)


Esta nota habla de: