Prueban la efectividad de un spray nasal para prevenir COVID

La carragenina cuenta con aprobación de la ANMAT, al ser un medicamento para el resfrío común.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 10:54

 

Un nuevo estudio del grupo de Investigación Respiratoria de la Fundación Pablo Cassará reveló que la carragenina, un spray nasal, inhibe la infección por SARS-CoV-2.

La investigación se realizó debido a que la cavidad nasal y la rinofaringe son los sitios de replicación inicial de esta enfermedad, por lo que aplicar un spray podría combatir el virus en forma temprana.

El paper señala que "el objetivo principal del estudio fue probar la acción antiviral de tres formulaciones de aerosol nasal candidatas contra el SARS-CoV-2, y se observó que el compuesto iota-carragenano en concentraciones bajas inhibe la infección por SARS-CoV-2 en cultivos de células".

"Las concentraciones que se encuentran activas in vitro contra el SARS-CoV-2 pueden lograrse fácilmente mediante la aplicación de aerosoles nasales ya comercializados en varios países. El xilitol ha demostrado ser viricida por sí solo y la asociación con iota-carragenina también resultó ser beneficiosa”, añade la investigación, detallada por Infobae.

La carragenina cuenta con uso aprobado por la OMS y la FDA. Al ser un polisacárido derivado de algas rojas, está presente en salsas y embutidos. Además, se lo utiliza en cosmética y como antiviral.

El compuesto Iota-carragenano inhibe el SARS CoV-2 in vitro en concentraciones fácilmente alcanzables mediante formulaciones nasales y de nebulización, detalló el estudio.

Juan Manuel Figueroa, médico neumonólogo, jefe de Neumonología Infantil del Hospital de Clínicas José de San Martín y director clínico del proyecto de Fundación Cassará explicó a Infobae que en el centro de investigaciones "describimos que la carragenina impedía en cultivo de células respiratorias, que éstas fueran infectadas por el virus de la influenza y se inflamaran”.

En este sentido Figueroa comentó que ya existían en otros países sprays nasales para uso clínico, y en el caso argentino se lanzó en 2015, al recibir la aprobación de la ANMAT, y se utiliza para las infecciones habituales de las vías aéreas superiores. Y está aprobado incluso en niños a partir de un año de edad; que lo convierte en un medicamento seguro y de uso frecuente.

Fuente: Infobae