Pasó más de 5 años comiendo papas fritas y quedó casi ciego

El joven de 17 años sufrió un daño irreparable en su visión. Durante años no comió ninguna fruta o verdura.
miércoles, 4 de septiembre de 2019 · 08:43

Desde que dejó la escuela primaria, un adolescente británico no comió otra cosa que papas fritas, Pringles y pan blanco. Ocasionalmente también ingería algo de jamón o salchicha. A pesar de que a los 14 años los médicos le recomendaron cambiar su dieta e incorporar frutas y verduras, el joven no lo hizo y a los 17 años quedó casi ciego, y sólo tiene visión periférica.

Según indica la BBC, las pruebas realizadas por médicos de Bristol, en el suroeste de Inglaterra, revelaron que el joven tenía graves deficiencias de vitaminas y daños por desnutrición. Cuando el adolescente visitó a su médico de cabecera a los 14 años porque se sentía cansado y mal, le diagnosticaron deficiencia de vitamina B12 y le recetaron suplementos dietarios, pero no siguió con el tratamiento ni mejoró su mala dieta.

Desde la Asociación Dietética Británica indicaron que hay múltiples razones por las que las personas suelen llevar una dietas restringidas de este tipo, entre las que se encuentran varios trastornos alimenticios, alergias y autismo.

Cuando tres años más tarde el joven acusó pérdida de visión, fue llevado al Hospital Bristol Eye. A sus 17 años fue diagnosticado con neuropatía óptica nutricional, una condición que es tratable si se diagnostica temprano. Sin embargo, si se desatiende demasiado tiempo, las fibras nerviosas del nervio óptico mueren y el daño se vuelve permanente.

El joven tiene puntos ciegos justo en el medio de su visión, por lo que le resultará muy difícil leer, mirar televisión o distinguir rostros, aunque tiene visión periférica.

Papas fritas, y más papas fritas

"Su dieta era esencialmente una porción de papas fritas de un restaurante de comida rápida y papas fritas de paquete todos los días. También solía comer Pringles y algunas veces rebanadas de pan blanco y ocasionalmente jamón. No comía ninguna fruta y verdura", describió la doctora Denize Atan, a la BBC.

Los doctores descubrieron que el joven no tenía sobrepeso o bajo peso, pero estaba gravemente desnutrido: tenía un bajo contenido de vitamina B12 y algunas otras vitaminas al igual que minerales importantes como cobre, selenio y vitamina D, y había perdido minerales de sus huesos.

El adolescente "explicó que tenía un rechazo a ciertas texturas de alimentos que no podía tolerar, por lo que las papas fritas era realmente el único tipo de alimento que quería y sentía que podía comer", añadió.

Aunque casos como este son poco comunes, advierten del potencial daño que puede causar la alimentación selectiva. Si bien las pastillas multivitamínicas pueden complementar una dieta, no son un sustituto de una alimentación saludable.