Insólito: llevaba un soldado de casi 2 metros en el baúl

Los policías que se encontraban en el puesto caminero Paso Telégrafo en el límite entre las provincias de Entre Ríos y Corrientes se llevaron la sorpresa de su vida.
sábado, 12 de septiembre de 2020 · 09:16

Al revisar un auto que intentaba cruzar por allí, los agente hallaron a un ex miembro de una fuerza de élite de Ucrania escondido en el baúl.

El insólito hecho ocurrió en la tarde del pasado jueves, aunque trascendió en las últimas horas.

Según relata el portal Airedesantafe, todo comenzó cuando un empresario santafesino identificado comoJuan José Clucellasllegó a ese paso con la intención de seguir camino hacia su provincia.

Las dudas de los efectivos comenzaron a generarse cuando, al revisar los papeles, descubrieron que el Chevrolet Corsa gris que conducía no estaba a su nombre, sino que figuraba radicado en Corrientes.

Al pedirle que abra el baúl, el empresario se excusó diciendo que llevaba un ciervo Axis.

Sin embargo, los policías procedieron y se toparon con un hombre de más de 1.90 de altura, con las piernas flexionadas.

Al salir del vehículo, se identificó como Viktor Melnyk y dijo que era miembro de las fuerzas de élite ucranianas.

Tanto Clucellas como el supuesto soldado fueron esposados y demorados. El empresario dio un particular relato sobre cómo Melnyk llegó hasta allí.

Primero contó que había ido a pescar a las cabañas de un amigo en Corrientes, pero que finalmente no pudo hacerlo ya que la actividad se encuentra prohibida por la cuarentena.

Fue entonces que emprendió el regreso a su provincia. Y en el camino se topó con un hombre que hacia dedo en la ruta. “Para no venir solo le dije que suba”, afirmó.

Según el empresario, Melnyk le dijo que “la mujer tenía un gran problema, que estaba por tener familia en Rosario”.

Antes de llegar al control de Paso Telégrafo, Clucellas le advirtió a su acompañante que los iban a detener, por lo que el supuesto soldado ideó una increíble solución: esconderse en el baúl.

“Me insistía que quería llegar, me mostraba que la mujer había roto bolsa. Me decía que estaba dispuesto a hacer 1.700 kilómetros en el baúl con tal de llegar a ver a la hija. Le dije que se meta total no iba a pasar nada”, relató el santafesino.

Al ser descubierto, Melnyk -que hablaba perfecto español- aseguró que perteneció al grupo militar de elite Titan en Ucrania, entre 1994 y 2000, pero que actualmente reside en España y que tiene domicilio en el centro de Rosario, donde vive con su pareja.

En su poder le hallaron un permiso de residencia otorgado en Málaga el 31 de julio pasado, un carnet de conducir de España y una identificación como “teniente” de los “Reales Tercios de España”, una organización paramilitar a cuyo frente se encuentran personas que tratan de constituirse en salvaguarda de la monarquía.

Melnyk declaró que actualmente es empresario y que trabaja para el Reino de España. Se describió como funcionario de seguridad, representante en Latinoamérica y accionista en una empresa, con intenciones de presentarla ante el Ministerio de Economía de Argentina, ya que va por todo el continente, su fábrica produce maquinarias para destilar el agua de mar.

Melnyk, quien reconoció haber entrado al país de forma ilegal a través de Paraguay, permanece demorado cumpliendo la cuarentena, mientras que el juez federal de Paraná Leandro Ríos solicitó a Interpol información y los antecedentes del supuesto soldado, del cual no se sabe si su nombre es el real.

(Airedesantafe)