Policías trataron de impedir una misa y el cura los echó a los gritos

El peculiar hecho tuvo lugar durante la misa vespertina del último domingo en la localidad de Amenábar, en el departamento General López, Santa Fe.
martes, 25 de mayo de 2021 · 22:42

Un hecho insólito ocurrió en la localidad de Amenábar, a 70 kilómetros de la ciudad de Venado Tuerto, en la provincia de Santa Fe. Allí, el cura párroco Andrés Quiroga, fue interrumpido por la policía por violar el DNU que prohíbe los encuentros religiosos en espacios cerrados y enseguida los echó a los gritos con la cruz en la mano, como si fuera a exorcizarlos.

Como se ve en un video, efectivos policiales ingresan a la Iglesia porque su misa estaba violando el DNU que prohíbe los encuentros religiosos. Pero el sacerdote, lejos de cumplir la orden, los echó a los gritos, anteponiendo en su cuerpo un cruz de madera enorme y gritando cual exorcismo: “¡En nombre de Cristo, fuera de la casa de Dios!”, gritaba sin parar.

"Para que yo no realice la misa el fin de semana que viene me van a tener que matar" y "así como ustedes se deben a las autoridades, yo me debo a la palabra de Dios", aseguran que dijo el sacerdote.

Fuentes policiales también confirmaron que el sacerdote insultó y hasta empujó al subcomisario con la cruz que portaba y que el cura cesó con las agresiones cuando el propio policía comenzó a filmarlo.

El decreto 334/2021, que rige desde el 22 de mayo hasta el 30 de mayo de 2021 y los días 5 y 6 de junio de 2021, es claro con respecto a la “suspensión de la presencialidad en las actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, culturales, deportivas, religiosas, educativas, turísticas, recreativas y sociales para los lugares definidos como en situación de Alto Riesgo Epidemiológico y Sanitario o en situación Alarma Epidemiológica y Sanitaria", como lo es General López y la provincia de Santa Fe en su conjunto.

De hecho, quienes participaron de esa misa en la Parroquia “Nuestra Señora de Lourdes” también violaron las normas, ya que no acataron la “obligación de permanencia en los hogares por parte de las personas y la restricción de la circulación nocturna, todo ello en los términos señalados en el artículo 3°”.

Quiroga ya había trascendido los límites geográficos de Amenábar, cuando en una clase de catequesis en un colegio de esa localidad, en el 2011, cuestionara la vida sexual de una alumna adolescente y le endilgara al padre de otro estudiante tener un amante. Las autoridades educativas lo habían separado de las clases, luego de que los padres de los alumnos increpados denunciaron las irregularidades. POPULAR.COM.AR 

Más de