Domingo 14 de Agosto de  2022 // 15:41 hs

Así es el virus de los accesos directos y así puedes protegerte de él

Los piratas informáticos cada vez recurren a técnicas más complejas para intentar engañar a los usuarios para que ejecuten los archivos maliciosos para infectar sus ordenadores.

Escrito en INTERNACIONALES el

Además de ocultar el malware, por ejemplo, en un programa o dentro de un documento, otra técnica muy utilizada para engañar a los usuarios y poner en peligro sus sistemas es modificando el comportamiento de un acceso directo de manera que, al abrirlo, en lugar de abrir un programa o un archivo ejecute directamente un malware. Esto es lo que se conoce como el virus de los accesos directos.

Mediante diferentes técnicas, un pirata informático puede modificar fácilmente un acceso directo de manera que, cuando la víctima intenta entrar a él, se ejecuta un determinado archivo (por ejemplo, un gusano o un malware) de manera que así pueda dar comienzo la infección.

Cómo puede infectar nuestro ordenador el virus de los accesos directos
Las técnicas más utilizadas para distribuir este malware a través de Internet suelen ser las típicas de siempre, es decir, a través de una descarga de Internet (generalmente de software ilegal, como cracks) que, al ejecutarlo, oculta este virus en el equipo, así como mediante documentos que ocultan Macros o scripts que se encargan de infectar los accesos directos de nuestro ordenador.

Otra forma muy común de distribuir este tipo de virus es mediante memorias USB o discos duros. Generalmente, este tipo de virus suelen crear un “autorun” de manera que, cuando intentamos abrir el USB o el disco duro, se ejecuta realmente el virus e infecta todos los accesos directos de nuestro ordenador.

Este virus normalmente suele buscar los accesos directos más comunes, como los de los navegadores o los accesos directos a los discos duros de nuestro ordenador, y suplanta su destino. Cuando el usuario intenta abrir uno de estos accesos directos, el virus vuelve a comprobar e infectar los accesos directos del ordenador y, además, ejecuta otro malware para llevar a cabo una infección más profunda.

Cómo protegernos de los virus de los accesos directos
Es muy fácil saber si un acceso directo es real o puede haber sido infectado por un virus. Para ello, simplemente debemos abrir con el botón derecho del ratón la ventana de propiedades del acceso directo y, en el apartado “Destino”, comprobar si este corresponde realmente a la aplicación que intentamos abrir o, de lo contrario, está redirigido a otro archivo, probablemente el virus.