El Vaticano insiste en que no hubo denuncias por abuso contra el obispo argentino

El portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti defendió a Gustavo Zanchetta, un asesor cercano a Francisco.
martes, 22 de enero de 2019 · 16:27

El Vaticano insistió hoy en que no hubo denuncias de abuso sexual formuladas contra un obispo argentino cercano al papa Francisco cuando renunció en 2017 y fue promovido a un cargo en el Vaticano.

El portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, reiteró que las denuncias de presuntos abusos sexuales contra el arzobispo Gustavo Zanchetta se recibieron solo hace unos meses.

El ex subalterno de Zanchetta, el padre Juan José Manzano, dijo semana pasada que le había enviado reportes al Vaticano en 2015 y en 2017 acusando a Zanchetta de conducta inapropiada como tomarse selfies desnudo con seminaristas adultos.

Manzano aclaró que sus reportes no constituyeron denuncias canónigas formales de abuso sexual, pero que se trató de información que él, otro ex vicario y el rector del seminario en Orán, en la provincia argentina de Salta, llevaron a la atención del Vaticano.

No creía, dijo, que hubo encubrimiento y consideraba que Francisco era víctima de la "manipulación" de Zanchetta.

Gisotti dijo en un comunicado que "en referencia a los artículos publicados recientemente por varias fuentes noticiosas, así como algunas reconstrucciones engañosas, reitero resueltamente lo dicho el pasado 4 de enero. Además, subrayo que el caso está en estudio y cuando haya finalizado el proceso, se dará información sobre los resultados".

En su declaración del 4 de enero, Gisotti confirmó que Zanchetta era objeto de investigaciones preliminares ante la denuncia de abusos sexuales, pero aclaró que las acusaciones se presentaron hacia fines de 2018.

Dijo que Zanchetta renunció debido a sus relaciones tensas con el clero de Orán y su incapacidad para gobernarlo.

Añadió que el actual obispo de Orán estaba reuniendo testimonios que aún no habían llegado al Vaticano y que Zanchetta se abstendría de trabajar durante la investigación preliminar.

Las declaraciones de Manzano, en una entrevista filmada y posteriormente en un correo electrónico, socavaron la afirmación del Vaticano de que Zanchetta solo estaba acusado de autoritarismo e incapacidad de gobernar al clero de su diócesis en el momento de su renuncia en julio de 2017, puesto que Manzano dijo que los informes mencionaban denuncias de conducta sexual inapropiada y relaciones indebidas con seminaristas.

Tras aceptar la renuncia de Zanchetta el 1 de agosto de 2017, Francisco en diciembre de ese año lo designó "asesor" de la oficina de gerencia financiera del Vaticano, la APSA.