"Amor, no me mates, estoy embarazada", el ruego de una mujer antes de morir degollada

Conmoción en Italia- Una mujer murió luego de ser apuñalada y degollada por su amante. A partir de las cámaras de seguridad, no sólo se identificó la identidad del hombre sino también la súplica de la víctima.
miércoles, 4 de diciembre de 2019 · 11:22

Ana María Lacramioara Di Piazza se encontraba embarazada de su amante, un empresario llamado Antonio Borgia, con quien mantenía una relación de un año. Ante la llegada del bebé, el hombre se manifestó en contra y luego de una discusión, mató a la mujer.

El hecho ocurrió en la localidad de Partinico, Italia, donde el empresario de 51 años mató de varias puñaladas a la mujer que esperaba un hijo suyo. Si bien se dio a la fuga, tanto testigos como registros de las cámaras de seguridad pudieron dar con el paradero del agresor.

Según trascendió, el amante de la mujer había planificado el crimen luego de enterarse que esperaban un hijo. De hecho, las amigas de la víctima remarcó que se trataba de un embarazo de riesgo, de manera que Ana María les había pedido 3 mil euros para pagar las consultas médicas dado que no contaba con apoyo económico.

En cuanto a la manera en que mató a la mujer, se detalló que el empresario la llevó a las afueras del pueblo para mantener relaciones sexuales, pero empezaron a discutir y en medio de la pelea, él sacó un cuchillo y la apuñaló en el vientre.

Luego de herirla con el arma blanca, le cortó la garganta a la mujer, a quien la envolvió en sábanas y la abandonó en un campo. Tras cometer el crimen, el empresario regresó a su casa y lavó la camioneta para ocultar posibles pruebas.

 

Si bien el hombre intentó ocultar el cuerpo y darse a la fuga, no detectó que en el lugar del femicidio había testigos que detallaron haber visto a una mujer corriendo cerca de una camioneta blanca, mientras era perseguida por un hombre que corría con los pantalones bajos y un cuchillo en sus manos.

Es así, que a partir de los datos brindados por los testigos, efectivos policiales lograron detener al femicida quien horas después del hecho había ido a la peluquería y se dirigía a almorzar. Además, los investigadores brindaron un detalle desgarrador al revelar los últimos minutos de vida que tuvo la mujer.

A partir de las cámaras de seguridad, los policías informaron que en el video se puede escuchar a la víctima decir: “Amor, no me mates, estoy embarazada y te amo”. Más allá de la súplica, el hombre la apuñaló de manera reiterada.

Ante las pruebas presentadas, el hombre confesó el femicidio e intentó defenderse planteando que la mujer lo había amenazado con arruinarlo “si no le daba el dinero que me pedía”. A pesar de eso, quedó imputado por “homicidio”, portación de armamento ilegal”, “ocultamiento de cadáver” y “provocación de aborto”, por lo que ahora enfrentará una dura condena.

Fuente: La 100