Coronavirus: la OMS advirtió que "todos los países tienen que prepararse para su llegada"

El directivo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció que es "imposible" predecir la dirección que tomará el virus y expresó la "preocupación" por el "creciente número de casos" en China.
domingo, 16 de febrero de 2020 · 10:20

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que "todos los países tienen que prepararse para la llegada de casos de COVID-19" y "para prevenir la transmisión y proteger a los trabajadores sanitarios". Lo expresó en una rueda de prensa que ofreció en el marco de la conferencia de seguridad que se desarrolla en Munich, Alemania.

Además, señaló que expertos de la OMS trabajan "estrechamente" con los de China y manifestó su preocupación por los "rumores" y la "desinformación" en relación con la enfermedad. El directivo reconoció que es "imposible" predecir la dirección que tomará el virus COVID-19 y expresó la "preocupación" por el "creciente número de casos" en China.

"En la OMS estamos preocupados por la crisis potencial que este coronavirus podría provocar en países con sistemas sanitarios más débiles" que el de China, donde las últimas informaciones oficiales cifran en 1.523 el número de fallecidos, afirmó Tedros, según reportó EFE.

Por otra parte, evaluó que las autoridades chinas dieron un tiempo de ventaja al resto del mundo para combatir la enfermedad, aunque añadió: "No sabemos cuánto tiempo". El jefe de la OMS manifestó la preocupación del organismo por "la falta de urgencia" que se detecta en relación con la financiación de la respuesta a la difusión del coronavirus y dijo que reciben con inquietud las noticias procedentes de China respecto al número de trabajadores sanitarios que se contagiaron o murieron producto de la epidemia.

Como rasgo positivo, destacó que se pudo hacer llegar con rapidez equipos de diagnóstico del COVID-19, como así también máscaras, guantes, trajes protectores y equipos a los países en los que más se necesitan. En cuanto a la investigación científica para encontrar el modo de detener la propagación de la enfermedad, destacó que la comunidad internacional fue capaz de unirse e "identificar y acelerar" las necesidades más urgentes para contar con diagnósticos, tratamientos y vacunas.

¿Con qué rapidez se propaga el nuevo tipo de enfermedad pulmonar?

Con una rapidez sorprendente: según informó la televisión estatal CCTV este martes (21.1.2020), hay 77 casos más confirmados, es decir, más de 300 infectados desde el brote de la enfermedad en diciembre. Los grupos de personas de mayor edad son los más afectados. Entretanto, seis pacientes han fallecido ya por el virus. Estos eran anteriormente enfermos crónicos.

También hay infecciones confirmadas en Tailandia, Japón y Corea del Sur. Además, se está investigando un caso sospechoso en Australia y otro en Filipinas. Todos los afectados habían estado previamente en la ciudad de Wuhan.

Con la oleada actual de viajes con motivo del Año Nuevo chino, está aumentando el riesgo de transmisión. Cientos de millones de chinos se desplazan, durante estos días, para celebrar dicha festividad. Los países vecinos asiáticos y varios aeropuertos de otros países del mundo han introducido controles de fiebre u otras medidas de prevención. El nerviosismo general también provocó la caída de valores en las bolsas asiáticas.

Las autoridades sanitarias chinas han confirmado que el patógeno se puede transmitir de persona a persona. La cuestión clave ahora es con qué facilidad se transmite, si puede mutar y adaptarse al ser humano.

Las primeras infecciones se han asociado a un mercado de pescado, cerrado ahora, en Wuhan, donde también se vendieron animales salvajes. El virus puede haberse transmitido originalmente por contacto directo entre animales y humanos (zoonosis) o, como muchos gérmenes, simplemente por el aire.

Además, se podría transmitir a través de los alimentos, por ejemplo, al comer carne o productos animales. Si no se calientan lo suficiente o si se prepararon en condiciones desfavorables, también representan una fuente de infección.

Recientemente, los expertos habían descifrado la secuencia génica del nuevo coronavirus 2019-nCoV, que no había sido diagnosticado previamente en humanos. Los coronavirus se conocen desde la década de 1960. El nombre se deriva de la estructura proteica y su forma de corona a su alrededor. Las infecciones a menudo son inofensivas, por ejemplo, con síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, tos y falta de aire. También pueden manifestarse con molestias gastrointestinales, especialmente diarrea.

Pero también son peligrosos y extremadamente mutantes: pertenecen al virus ARN y tienen una alta variabilidad genética. Esto significa que es fácil para ellos infectar a una amplia variedad de especies. Como resultado, los virus también causan enfermedades más graves, causando dificultad para respirar y neumonía, que incluso pueden provocar la muerte.

En 2002 y 2003, por ejemplo, el agresivo coronavirus SARS-CoV desencadenó una epidemia. En ese momento, más de 8.000 personas enfermaron en todo el mundo y alrededor de 1.000 murieron. 30 países se vieron afectados. En 2012, se descubrió el Coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV), que se extendió en la Península Arábiga.

¿Cuáles son las medidas de prevención?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó una reunión de crisis para este miércoles (22.1.2020). Un comité de emergencia debe informar si se declara una emergencia sanitaria internacional. Esta incluiría, por ejemplo, medidas de cuarentena, controles fronterizos más estrictos, el establecimiento de centros de tratamiento especial o restricciones en viajes internacionales.

Ya hay controles de temperatura para los viajeros en China y en los aeropuertos de varios países asiáticos, Estados Unidos e Italia. Hasta el momento, no hay advertencia de viaje de la OMS o la Oficina Federal de Relaciones Exteriores para Wuhan. También se aplican las reglas generales de higiene y comportamiento, es decir, evitar el contacto cercano con personas con infecciones respiratorias agudas y con animales de granja vivos o muertos o animales salvajes, y lavarse las manos regularmente, especialmente después del contacto directo con personas enfermas.

Sin embargo, los expertos aún no ven peligro de propagación mundial. Por ejemplo, no son necesarias medidas especiales en Alemania, dice Jonas Schmidt-Chanasit, del Instituto Bernhard Nocht. "En este momento, el riesgo es realmente muy bajo", dijo el virólogo a DW. "Es importante que la situación sea monitoreada constantemente, no solo por la OMS, sino también por el Instituto Robert Koch (RKI) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades". (Clarín-Télam - DW).

Valorar noticia