Futbolista argentino fue liberado de una red de prostitución

Los jóvenes eran llevados a Cadiz bajo la falsa promesa de probarse en clubes de fútbol del país europeo. Detuvieron a tres personas.
viernes, 12 de junio de 2020 · 21:27

La Policía española desbarató una red de trata de personas que obligaba a jóvenes futbolistas a prostituirse. Entre ellos, hay un argentino menor de edad.

Se trata de siete deportistas que habían sido llevados desde distintos países sudamericanos a la ciudad de Cádiz, la mayoría de ellos bajo la promesa de ser fichados por un club de fútbol.

Según la información policial, la organización que fue desarticulada en la operación "Promises" enviaba captores a diferentes países de Latinoamérica con el objetivo de reclutar jóvenes en buena forma física. 

Las versiones iniciales indican que los deportistas arribaron al país europeos asesorados por un supuesto entrenador (mencionado como J. en los informes) y un teórico Ojeador (bajo la inicial de D.). Ellos ofrecían alojamiento y los medios para probarse en clubes de la zona. Sin embargo, según aseguró la Guardia Civil el desenlace de esta terrorífica película era completamente distinto: eran incitados a prostituirse y mendigar para comer.

La historia se llevó a cabo en el municipio de Prado del Rey, que cuenta con poco más de 5.000 habitantes y que está ubicado a más de una hora de la ciudad de Cadiz, la cabecera de esa provincia situada al noroeste del país. Los siete muchachos liberados se alojaban en el segundo piso de una vivienda ubicada junto a la estación de autobuses, cercana a un campo de fútbol, y habían aprovechado la azotea de ese lugar para entrenarse durante el período de confinamiento por la pandemia, según la reconstrucción de algunos vecinos.

Los encuentros sexuales se producían en distintas localidades de la provincia de Cádiz, a las que el tratante llevaba a la víctima, permaneciendo en las inmediaciones hasta que el encuentro terminaba.

“Se encontraban en una circunstancia totalmente vulnerable. Han venido totalmente engañados y estafados por estos presuntos delincuentes. Una situación dramática que ha caído en nuestro pueblo como un jarro de agua fría”, declaró la alcaldesa Vanesa Beltrán Morales en diálogo con el canal televisivo TN, quien confirmó que el único menor del grupo es argentino.

“Estos chiquillos venían como un proyecto futbolístico, los metían en una vivienda y debían pagar una suma fija al mes. Como no podían satisfacer ese dinero porque no tenían empleo y cómo reportarle económicamente, supuestamente obligaban a estos jóvenes a prostituirse”, agregó Beltrán Morales.

La investigación también se extenderá hacia Argentina y el fiscal Marcelo Colombo –a cargo de Protex, el ala de Procuración delicada a delitos de trata– ya pidió informes a la red de fiscales antitrata de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos para comenzar un proceso de las implicancias argentinas en el caso.

Fuente: Infobae/Ámbito