El Gobierno italiano promete "tolerancia cero" contra la ultraderecha antivacunas

En Italia crecen los pedidos para que el Ejecutivo avance con la disolución del partido neofascista Forza Nuova, principal promotor de las violentas protestas.
martes, 12 de octubre de 2021 · 11:09

El Gobierno italiano anunció este miércoles que tendrá "tolerancia cero" contra los grupos de ultraderecha que el fin de semana causaron disturbios en Roma durante una manifestación antivacunas, mientras crecen los pedidos para que el Ejecutivo avance con la disolución del partido neofascista Forza Nuova, principal promotor de las violentas protestas.

"Tendremos tolerancia cero contra estos grupos y contra cualquiera que quiera cometer actos similares en el futuro", planteó la ministra de Igualdad de Oportunidades Elena Bonetti en declaraciones televisivas.

Bonetti condenó así los disturbios que causaron grupos neofascistas y de ultraderecha este fin de semana, incluido un intento de toma de la sede del Gobierno y un ataque a un local sindical, durante una manifestación contraria a la obligatoriedad del pase verde sanitario que regirá para los trabajadores públicos y privados a partir del viernes 15 de octubre.

"Mi partido, Italia Viva, pidió que se avance en la disolución de Forza Nuova. Todos los partidos deberían pronunciarse con una profunda unidad", agregó Bonetti.
 

Tras los disturbios, la Justicia de la capital italiana abrió una investigación por terrorismo contra dos exponentes del grupo ultraderechista que fueron encarcelados


En la misma línea, el secretario general del también oficialista Partido Democrático (PD), Enrico Letta, pidió que "el premier Draghi disuelva Forza Nuova", en declaraciones al diario La Stampa.

Tras los disturbios, la Justicia de la capital italiana abrió una investigación por terrorismo contra dos exponentes del grupo ultraderechista que fueron encarcelados, así como otra línea investigativa sobre el intento de ataque al edificio gubernamental Palacio Chigi por la que cuatro personas continúan detenidas.

La manifestación, que tuvo epicentro en la Piazza del Popolo del centro romano, congregó a grupos antivacunas y contrarios a la obligatoriedad del pase verde, a los que se sumaron grupos neofascistas, a una semana de las elecciones que el domingo 17 y lunes 18 definirán al próximo alcalde de la "ciudad eterna" en un balotaje entre el candidato de centroderecha Enrico Michetti y el de centroizquierda Roberto Gualtieri.

Mientras fuerzas que componen el Ejecutivo nacional como Italia Viva o el PD ya anunciaron su intención de pedir la "disolución" de Forza Nuova, el presidente Sergio Mattarella pidió al país mantener la calma ante los hechos que consideró "limitados".
 

Cientos de personas se enfrentaron a la policía el sábado en el centro de la capital italiana y causaron graves desperfectos a la sede de la CGIL, la principal confederación sindical del país


"El disgusto fue fuerte, la preocupación no. Se trató de fenómenos limitados que despertaron una muy fuerte reacción de la opinión pública", planteó Mattarella a última hora del lunes desde Berlín, durante una vista oficial.

Mientras el Gobierno evalúa las vías para una posible disolución del grupo neofacista, la Policía postal italiana, encargada de la vigilancia del ciberespacio, bloqueó a última hora del lunes la web del grupo ultraderechista como parte de la investigación por "instigación a delinquir" que lleva adelante la Justicia.

Según informa el diario Repubblica, los colectivos antivacunas continúan activos en grupos de la aplicación Telegram, "con más de 30.000 inscriptos" y preparan nuevas manifestaciones violentas en la capital.

Este martes, representantes de la centroizquierda buscan que se trate en el Parlamento una moción de apoyo a la posible disolución de Forza Nuova, adelantó Bonetti.

Desde la fuerza centroderechista Hermanos de Italia, en tanto, el diputado Fabio Rampelli anunció que su partido es "favorable" a apoyar la disolución.
 

Los colectivos antivacunas preparan nuevas protestas.
El sábado, cientos de personas se enfrentaron a la policía en el centro de la capital italiana y causaron graves desperfectos a la sede de la CGIL, la principal confederación sindical del país en el marco de una protesta contra el pasaporte sanitario que permite el ingreso a lugares públicos a personas vacunadas contra el coronavirus o testeadas recientemente. El martes, el premier Mario Draghi visitó la sede sindical como forma de apoyo tras el ataque del sábado.

Según el diputado del PD y constitucionalista Stefano Ceccanti, la disolución "se puede hacer a través de una sentencia judicial o por decreto, en una opción para casos de emergencia "inmediata", aunque esa alternativa nunca fue usada en el país.

El sustento legal de la posible disolución de FN es el artículo 12 de la Constitución, que prohíbe la reconstrucción del Partido Fascista y ya tuvo antecedentes, por la vía judicial, con las disoluciones de los partidos neofascistas Ordine Nuovo y Avanguardia nazionale.

Forza Nuova es un partido de ultraderecha neofascista creado en 1997 y su programa prevé, entre otros puntos, la prohibición del aborto, acabar con la inmigración y la abolición de leyes contra la incitación al odio por razones políticas, de raza o religión.

En ninguno de los comicios a los que se presentó, solo o en coalición, logró alcanzar el 0,5% de los votos.

Desde el ministerio del Interior, en tanto, el Gobierno planteó su intención de mandar "señales fuertes" contra los grupos neofascistas, según la cadena pública RAI, en especial en vista de la cumbre de jefes y jefas de Estado y de Gobierno de los países del G20 prevista par el 30 y 31 de octubre en Roma.