Afirman que los cigarrillos electrónicos se podrían relacionar con la disfunción eréctil

Los científicos descubrieron otra razón por la que utilizar cigarrillos electrónicos no es una buena idea para preservar la salud, y esta vez, es porque estaría afectando a un órgano completamente distinto a los pulmones.

Escrito en INTERNACIONALES el

Un estudio conjunto realizado por las universidades de Nueva York y Johns Hopkins, en EE.UU., encontró que los hombres que fuman cigarrillos electrónicos tienen más de 2.4 probabilidades de tener disfunción eréctil (DE) que sus contrapartes que no vapean. Es una pésima noticia para aquellos que usan estos dispositivos creyendo que son más saludables que los comunes.

La gran muestra del estudio incluyó a 45,971 hombres de entre 20 y 65 años, diferenciados por aquellos que tienen problemas cardiovasculares y aquellos que no. Este último punto es importante, ya que investigaciones recientes sugieren que la DE puede ser un indicador de enfermedad cardíaca.

Publicado en el American Journal of Preventative Medicine, los autores del estudio señalaron que fumar cigarrillos comunes se relacionó durante mucho tiempo con la incapacidad de un hombre de conseguir o mantener una erección firme para la relación sexual, lo que hace que esta nueva investigación sea otro golpe contra las afirmaciones de la industria del vapeo de que los cigarrillos electrónicos son significativamente más saludables que los tradicionales con tabaco.

El vapeo y su incidencia en la disfunción eréctil

“Dado que muchas personas utilizan cigarrillos electrónicos como una forma de reducción del daño del tabaquismo o como ayuda para dejar de fumar, necesitamos investigar completamente la relación entre los productos de vapeo y la disfunción eréctil, y así comprender mejor las implicaciones potenciales para la salud sexual de los hombres”, reconoce Omar El-Shahawy, investigador del Departamento de Salud de la Población de NYU Langone y autor principal del estudio.

“Nuestros análisis tuvieron en cuenta el historial de tabaquismo de los participantes, incluidos los que nunca fueron fumadores de cigarrillos. La idea era ver cómo el vapeo diario de cigarrillos electrónicos se asocia con mayores probabilidades de disfunción eréctil, independientemente de los antecedentes de tabaquismo”, añadió.

El comunicado de prensa de NYU Langone sobre el estudio menciona explícitamente que estos investigadores creen que los usuarios de cigarrillos electrónicos “deben ser informados sobre el posible vínculo entre el vapeo y las probabilidades de padecer disfunciones sexuales”.

Qué es la disfunción eréctil y por qué se produce

Todos los hombres, en algún momento de su vida, tuvieron algún problema para conseguir o mantener una erección, especialmente si están cansados, tienen estrés o tomaron alcohol. Cuando esta dificultad se produce de manera continuada y mantenida en el tiempo -al menos tres meses- se habla de disfunción eréctil, que es la incapacidad persistente de conseguir y mantener una erección suficiente para permitir relaciones sexuales satisfactorias.

Se estima que el 21% de los hombres sufre problemas de erección con frecuencia, independientemente de la edad, lo que -sostenido en el tiempo- puede provocar frustración, inseguridad y baja autoestima.