Casi linchan al monstruo: taxista secuestró, torturó y abusó de una nena de 3 años

La pequeña Damaris desapareció el martes 12 de abril y un día después la Policía Nacional la encontró y detuvo al presunto culpable, Juan Antonio Enríquez García, un taxista de 48 años. Enríquez García fue acusado de los delitos de “violación sexual” y “secuestro en agravio” de una niña de tres años.

Escrito en INTERNACIONALES el

Los vecinos intentaron lincharlo y quemaron su casa. Hubo masivas protestas en Lima para pedir Justicia por la víctima.

El secuestro y violación de una nena de tres años en Chiclayo, en el norte de Perú provocó la indignación y rabia de miles de ciudadanos que salieron este jueves a las calles de Lima y otras ciudades para pedir justicia para la chiquita.

La pequeña Damaris desapareció el martes 12 de abril y un día después la Policía Nacional la encontró y detuvo al presunto culpable, Juan Antonio Enríquez García, un taxista de 48 años. Enríquez García fue acusado de los delitos de “violación sexual” y “secuestro en agravio” de una niña de tres años.

El secuestro fue captado por una cámara de seguridad

El secuestro de la nena había sido captado por una cámara de seguridad. En las imágenes se ve como Enríquez García carga a la nena y la sube en el asiento de copiloto de un auto de color celeste.

“Por favor ayúdenme a difundir, mi hija ha desaparecido, no la encuentro, por favor difundan en la televisión, ayúdenme a publicarlo. Mi hija se la llevó un carro azul, acá en toda la avenida Lora, por favor se los ruego”, dijo entre sollozos la madre de Damaris en un audio de Whatsapp que se viralizó.

Con el análisis de las imágenes, la policía logró obtener la patente del vehículo -BYM-238- y poco después detuvo al taxista, que reconoció los hechos y dijo que tenía a la nena cautiva en su casa del barrio Santuario.

Cuando llegaron al lugar, los policías encontraron a la pequeña inconsciente y acostada sobre cartones en el piso y maniatada con cinta de embalaje.

Los exámenes que se le practicaron en el Instituto de Medicina Legal (IML), confirmaron que Damaris había sido víctima de abuso sexual.

“Quiero que el violador se muera, que lo maten adentro, porque no tuvo piedad con mi hija, no tuvo piedad, es un daño enorme que le ha hecho”, dijo llorando el padre de la menor ante las cámaras.

Masivas protestas

El caso provocó una fuerte conmoción en Perú, con marchas multitudinarias para reclamar “justicia para Damaris”.

Además, familiares y vecinos intentaron linchar a Juan Antonio Enríquez García cuando la policía lo trasladó y quemaron su casa.

En Lima, la protesta estuvo protagonizada por la presencia de niños y familias completas, que animaban a otros ciudadanos a unirse a la marcha porque “también pueden ser ultrajados uno de sus hijos o hijas”

Peluches y juguetes acompañaban pancartas que pedían la pena perpetua para el agresor, pero también se escucharon mensajes que exigían la pena de muerte (abolida en Perú en 1979).

También se mezclaron globos morados y consignas feministas con mensajes y lemas conservadores como los del colectivo “con mis hijos no te metas”, que buscan eliminar el enfoque de género en el currículum escolar.

El repudio de las autoridades

“Como Gobierno condenamos y repudiamos la agresión sexual que sufrió una menor de edad en Chiclayo. Este lamentable hecho no debe quedar impune. Nuestra solidaridad y todo el apoyo a la niña y su familia. Pedimos al Poder Judicial el mayor peso de la ley para el culpable”, publicó la cuenta de Twitter de la Presidencia de Gobierno.

La vicepresidenta del Perú, Dina Boluarte, tambipén se pronunció y dijo que “la inseguridad y violencia en las calles se tomó una nueva víctima: una niña fue secuestrada y violentada sexualmente en #Chiclayo. Demandamos que se ejerza todo el peso de la ley contra el agresor, ya capturado. La menor y su familia requieren todo nuestro apoyo”.

Además, la ministra de la Mujer y poblaciones vulnerables, Diana Miloslavic, condenó el crimen e indicó que su cartera se puso a disposición de la familai de Damaris para brindarles atención psicológica y ayuda legal.

Prisión preventiva para Juan Antonio Enríquez García

La Fiscalía de la Nación comunicó este jueves que se dictaron nueve meses de prisión preventiva contra el detenido.

“A pedido del fiscal provincial Martín Muñoz Basauri, el Poder Judicial dispuso prisión preventiva por el plazo de nueve meses contra el investigado. En este caso, el imputado recibiría la pena máxima de cadena perpetua”, informó el Ministerio Público en su página web.

“Sin lugar a dudas, por los hechos, evidencias y flagrancias, no hay ninguna duda de lo que corresponde aquí es una cadena perpetua para este monstruo que ha atentado contra la integridad de un ser humano tan vulnerable y sensible como esta menor”, señaló el ministro de Justicia, Félix Chero, en la emisora RPP.

La organización feminista Manuela Ramos sostuvo que “la violencia de género no tiene edad y las historias lo dicen: los abusadores son gente cercana al entorno familiar. Exigimos justicia y pedimos a la sociedad no seguir difundiendo imágenes de la pequeña. El foco debe ser el agresor, siempre”.

“Hoy gritamos ¡Justicia para Damaris! Y pedimos no más revictimización para ella y su familia. Exigimos la máxima sanción para Juan Antonio Enríquez García, confeso secuestrador y agresor. Cada día 4 niñas menores de 14 años son víctimas de violación sexual”, agregaron.

Asimismo, indicaron que “los casos reportados entre el 2019 y 2022 son 26.061. ¡No más niñas, adolescentes, mujeres adultas y disidencias víctimas de violencia de género! ¡Queremos infancias libres de violencia!”. tn.com.ar