Una nena de 3 años murió asfixiada por su mamá durante un ritual satánico

Estados Unidos- Se trata del segundo hecho de similares características en la misma zona de California.

Escrito en INTERNACIONALES el

 

Un macabro episodio mantiene consternada a la comunidad de California, Estados Unidos. Una nena de 3 años murió asfixiada por su mamá durante un ritual de exorcismo.

Ocurrió en septiembre, pero se conoció a nivel internacional en los últimos días. Se trata del segundo hecho de similares características en la misma zona. Son 4 los nenes asesinados en las mismas circunstancias, y todos pertenecen a familias latinas.

Conmoción en California por la muerte de una nena en un “exorcismo”

Arely Proctor Hernández, de 3 años, murió asfixiada en medio de un supuesto ritual de exorcismo en el que participó su mamá, Claudia Hernández.

Se realizó en una iglesia en San José, al norte de California, según la información judicial citada por medios locales. La nena fue llevada por su madre, su tío y su abuelo.

Hernández, de 25 años y origen salvadoreño, llevó a la nena a la iglesia con la idea de que había sido “poseída por un demonio”, porque a veces se despertaba por la noche gritando o llorando. “La familia estaba en la iglesia orando por ella”, aseguró la fiscal Rebekah Wise.

Según los testimonios recolectados por la policía, los tres adultos retuvieron a la menor en el lugar durante unas 12 horas, y la madre le apretó el cuello durante el supuesto exorcismo.

“La estranguló varias veces hasta el punto en que la víctima quedó inconsciente”, escribió Wise en el expediente citado por el canal local Kron4.

Contactaron al servicio de emergencia al menos dos horas después de su muerte. Los investigadores del caso afirmaron que no hubo ningún esfuerzo por resucitar a la víctima, además de que había moretones alrededor de sus ojos, el cuello, la garganta y el pecho.

Los médicos forenses concluyeron, tras realizarle la autopsia al cuerpo, que la causa de la muerte fue asfixia.

Hasta el momento, Hernández es la única detenida por el crimen. En cuanto al abuelo, René Huezo, identificado como el líder de la iglesia por las autoridades, ni el tío fueron acusados todavía.