Un hombre fue al médico por un dolor en la muñeca y le descubrieron algo insólito

Un supuesto caso de eczema doloroso en la muñeca izquierda de un paciente resultó ser algo mucho más inusual.

Así se presentó la mano del hombre.
Escrito en INTERNACIONALES el

Sus médicos en China descubrieron que el hombre en realidad tenía pelos de oruga alojados en su brazo, probablemente desde hacía meses cuando trepó a un manzano. Después de una inyección de esteroides, las lesiones del hombre remitieron. La historia de los pelos de oruga incrustados se detalló en BMJ Case Reports.

El hombre, que tiene unos 50 años, visitó a los médicos después de meses de enrojecimiento continuo, bultos y dolor en la muñeca izquierda. Inicialmente le diagnosticaron eczema, una afección de la piel que puede surgir por muchas razones, incluidas las alergias, informa Gizmodo.

Sin embargo, el tratamiento con esteroides tópicos y antihistamínicos no ayudó, por lo que lo enviaron al departamento de dermatología del Primer Hospital Afiliado de la Universidad Médica de Fujian, donde los autores del nuevo informe lo examinaron.

Cuando observaron la piel de la biopsia del hombre bajo un microscopio, notaron estructuras huecas únicas con “paredes doradas refractarias”. Estos objetos también estaban rodeados de glóbulos blancos, lo que indica que eran la causa de la inflamación.

LA INCREÍBLE CAUSA
Después de revisar el historial médico del hombre y la literatura, los médicos sospecharon que las estructuras probablemente eran las espinas de una oruga, cerdas parecidas a pelos que se encuentran en el exterior de muchas especies, indica Gizmodo.

El paciente luego confirmó sus sospechas cuando recordó que podría haberlo mordido un insecto desconocido cuando trepó un manzano hacía cinco meses. También recordó que, mientras estaba allí, vio muchas orugas de polillas esponjosas.

Las polillas esponjosas son una especie invasora en muchas partes del mundo. Periódicamente causan daños severos en las hojas cuando sus poblaciones crecen demasiado. Se sabe que tocar los pelos de una oruga de polilla esponjosa causa erupciones con picazón, similares a las causadas por la hiedra venenosa, aunque estas erupciones suelen ser de corta duración y desaparecen por sí solas después de unas pocas semanas.

Pero en este caso, los pelos atrapados en la muñeca del hombre habían causado granulomas de cuerpo extraño, masas de glóbulos blancos que se forman alrededor de material extraño. El hombre tuvo que recibir un tratamiento adicional con esteroides, inyectados directamente en la lesión y sus síntomas desaparecieron, dice Gizmodo.

Las lesiones relacionadas con orugas no son una dolencia común que los dermatólogos encuentren y documenten en sus rutinas diarias. Así que los autores de este estudio esperan que su informe, completo con fotos e imágenes de la lesión bajo un microscopio, pueda ayudar a otros médicos a identificar casos similares en el futuro.

En perspectiva, la situación del hombre podría haber sido mucho peor: en al menos un caso, los pelos de una oruga fueron lo suficientemente afilados como para perforar la córnea de un paciente.

Fuente: clarin.com