A 5 años del crimen de Marcela Chocobar que movilizó a la sociedad y se transformó en bandera por los Derechos Humanos

Hoy se cumplen 5 años del brutal crimen de la joven cuya muerte todavía mantiene vigentes algunas preguntas que no se respondieron y que, a pesar de haber sido condenados tanto Oscar Biott como Ángel Azzolini, las hermanas apelaron la decisión del tribunal sobre la consideración y esperan novedades, mientras la memoria de Marcela sigue presente.
domingo, 6 de septiembre de 2020 · 20:13

Marcela Chocobar sigue presente en la memoria de la comunidad de Río Gallegos, pese a que hoy se cumplen 5 años de aquella madrugada en la que salió del boliche de calle Magallanes donde fue vista por última vez, tras lo que empezó su búsqueda y luego del fatídico hallazgo en barrio San Benito donde se encontró sólo el cráneo de la joven oriunda de Salta, se comenzó a transitar el camino buscando la verdad de lo que sucedió y mediante ella, también a los culpables. 

Luego de un larguísimo camino en la instrucción y en el proceso hacia el juicio, las hermanas de Marcela, Laura, Judith, Gabriela y Edith, denunciaron en reiteradas ocasiones la falta de comunicación de parte de la justicia para con ellas y de varias irregularidades que fueron sucediendo, sobre todo a lo largo de la instrucción. 

Después de un larguísimo camino lograron la condena a prisión perpetua para Oscar Biott, principal acusado de la muerte de la joven travesti, pero la condena sobre Azzolini no conformó y por ello se apeló esa condena la cual aún sigue sin novedades, al mismo tiempo que se sigue pidiendo que se investigue para hallar los restos faltantes de su cadáver. 

Tras 5 años de su asesinato, la memoria de Marcela Chocobar sigue gritando ¡Presente! y se hizo bandera de los reclamos de igualdad e inclusión para los colectivos de diversidad, esos mismos que acompañaron y mantuvieron vigente la discusión en la opinión pública y acompañaron en todo momento a las hermanas, que se convirtieron en luchadoras por los derechos humanos y hoy referencian espacios de importancia en materia de diversidad y derechos humanos.

A 5 años de su muerte, Marcela es un grito vigente de justicia que la sociedad no olvida y una lucha presente que se hizo carne en otros y otras. (El Diario Nuevo Día)