Alicia Kirchner dijo que la salud en Santa Cruz es un desastre

La ministra Kirchner visitó esta capital. Cuestionó el sistema de salud, criticó el rumbo que se le dio a las cooperativas y aclaró que el gobierno provincial aún no ha rendido unos 7 millones de pesos que les fueron enviados por Acción Social.

domingo, 6 de octubre de 2013 · 00:00

Con aciertos y errores nos hemos dedicado con alma y vida a construir políticas sociales y de salud en Santa Cruz, y que siempre se ponían como ejemplo en el país y “hoy es un desastre, lugar que recorro si no faltan insumos, faltan profesionales, no hay una valoración adecuada del equipo de salud”, dijo ayer la ministra de Acción Social de la Nación, Alicia Kirchner, en una visita a esta capital en el marco de las clínicas deportivas que se realizan de la mano de los campeonatos Evita.

Recordó que el Hospital Regional costó un gran esfuerzo y que en gran parte fue construido con la venta del piso que tenía la provincia en Buenos Aires, donde estaba la sede de la Casa de Santa Cruz, y de haber llegado convertirse en uno de los de mayor complejidad en la región y ser sede de médicos residentes de todo el país, hoy tiene cada vez menos profesionales y menos capacidad de respuesta.

Remarcó que esto recae directamente en la familia santacruceña, porque consideró que si bien la medicina privada es un complemento, el que pone el marco regulatorio en políticas de salud, debe ser siempre el Estado.

Reiteró que costó mucho tener una política de salud pública acorde con lo que se proyectaba para Santa Cruz y se pasó de no contar con guardias activas a principios de los `90 a un sistema integral donde se reformuló un sistema que pasó a instalaciones modernas, compra de equipamiento y un staff de profesionales de alto nivel, pero hoy vemos una involución absoluta.

“Esta situación me da rabia, me da bronca y por eso lo digo, a ver si la provincia se pone a pensar seriamente en el sistema de salud que se merecen los santacruceños”, enfatizó.

Ante la consulta sobre las próximas elecciones, la ministra fue escueta y precisa: “hay que ponerse a trabajar”, dijo y señaló que fue lo que se hizo desde el peronismo y desde el Frente para la Victoria que fue una construcción política conformada por diferentes sectores, no debe perderse.

Más allá de los colores políticos “llamo a trabajar por este proyecto nacional que es peronista, kirchnerista pero que tiene una mirada para todos, no es una quinta, eso es lo que se debate en el momento de las elecciones, pero ya en el gobierno, se gobierna para todo el país o para todos los santacruceños en este caso”.

Insistió que este modelo se basa en el trabajo. “Desde el marqueting, o las pantallas de televisión se puede tratar de engañar a la gente un tiempo, hacer operaciones, un montón de cosas, pero la gente no se engaña”.

Respecto del caso particular de las cooperativas, que terminaron desvirtuadas y convirtiéndose en un pasaporte para engrosar la planta de personal del Estado, un modelo que desde hace años se viene tratando de cambiar, Alicia Krichner sostuvo que las cooperativas que estaban a cargo de quien es hoy gobernador cuando era el titular de la subsecretaría de Trabajo; que en su momento desde el ministerio de Asuntos Sociales llegaron a unos 250 cooperativistas y hoy, “no me quiero guiar por los dichos, pero me hablan de miles y puede ser que él haya seguido armándolas conformando un fraude, porque nosotros no tenemos las matriculas nacionales de esas cooperativas”.

Dijo que si bien hay algunas registradas, más de un 80 por ciento no lo están. Hoy que se quiera borrar lo que se hizo en su momento, sostuvo y ello fue calificado por la ministra como  “un acto de irresponsabilidad”. En tanto rescató las políticas del peronismo que tenían como eje a las cooperativas y que en la Constitución Provincial, que está armada por todas las fuerzas políticas de Santa Cruz, se habla de la promoción de las cooperativas.

Aclaró que las cooperativas de trabajo, bienes y servicios deben tener sustentabilidad en el tiempo y no sólo deben estar pensadas para darle servicios al Estado, sino estar preparadas y capacitadas para que esos servicios también se puedan brindar al sector privado. Si se toman de forma responsable “terminan seguramente en cualquier cosa”, dijo al tiempo que pidió que no ensucien el nombre de las cooperativas “porque tienen una historia en la Argentina" y lamento que hayan sido engañadas conformándolas a dedo y sin asistirlas, "eso es una imprudencia”.

Consultada por los fondos que por enviados a la provincia a través de desarrollo social, Alicia Kirchner fue lapidaria al indicar que no han sido rendidos, a pesar de las intimaciones. “La provincia tiene que rendir más de 7 millones”, aseguro.