Aberrante: Provincia y la Cámpora se disputan la salud

Los trailers de Nación recorren la provincia, mientras los hospitales públicos carecen de profesionales en la mayoría de las especialidades. En lugar de garantizar mayor estabilidad al servicio, la puja política le gana a la prudencia y se traslada a los nosocomios en donde miles de pacientes no encuentran consultorio donde atenderse.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Así las cosas, si bien ambos sectores han negado que la puja se haya instalado institucionalmente, sin dudas la gestión gubernamental está teñida de interna pejotista, esto está afectando al normal desenvolvimiento de cuestiones básicas llegando a lugares tan sensibles como el sector de la salud y en su momento la seguridad con el paro provincial.

Ni unos ni los otros son ajenos, ni victimas en este escenario tan poco alentador para el futuro político de Santa Cruz. Ambos victimarios, buscan sin mirar hacia los costados, cuál es el proyectil que peor puede hacer al otro, ambos intentan sacar la cabeza a la superficie de una batalla cuyo final es poco previsible. Así pasó el intento de modificar la edad jubilatoria, el genuino pero no menos político acuartelamiento provincial, la resta de fondos a los municipios, la resta de fondos a la provincia, el inesperado amor de Peralta con algunos gremios, y el desamor de los camporistas con el propio mandatario.

Sin dudas la gestión y el desarrollo del gobierno están expuestos a la puja, aunque se intente negar de todas formas y se busque culpar a personas que en muchos casos son parte de lo mismo. En este sentido, la realidad supera a la ficción, el Gobierno nacional envía trailers sanitarios con pocos objetivos claros, mientras los hospitales están repletos de gente, pero vacíos de profesionales cubriendo todas las especialidades; muchas personas atendidas en el hospital regional de Río Gallegos están siendo derivadas insólitamente a los trailers.

Sin dudas hay una gran responsabilidad del Gobernador para que la salud esté en el estado que esté, pero esto no implica que la Nación deba demostrarle que sus trailers son mejores, porque detrás está el juego político tomando como balón a la propia comunidad, jugando con las necesidades de las personas y nada menos  y  nada mñas que con la salud. (El Diario Nuevo Día)