El CPE analiza acciones para compensar los días sin clases

Consultado sobre la decisión de la ADOSAC de continuar con la medidas de fuerza, Roberto Borselli, señaló  “Nosotros seguimos apelando a los colegas docentes para que vuelvan a clase y no restrinjan más el derecho a la educación de los niños y jóvenes”, y en este contexto, se refirió a una serie de acciones que se están estudiando en el seno del organismo para compensar los días de paro, cuyo efecto es dispar en las comunas santacruceñas y en los establecimientos educacionales de cada lugar. Intentarán no afectar las vacaciones de invieno.
Borselli

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

En este marco, el titular de la cartera educativa, informó que «hoy, de acuerdo a los registros que se están construyendo desde la Dirección Provincial de Personal de Consejo Provincial de Educación (C.P.E.), el paro tiene una disminución en cuanto al acatamiento.
A pesar de esto, desde el organismo que dirijo, y desde todo el gobierno provincial, estamos muy preocupados, porque estábamos trabajando sobre un programa de acción que teníamos que implementar para asegurar la compensación correspondiente a cada día de clase perdido».
De esta manera subrayó que «de persistir esta situación vamos a tener que volver a replantear las acciones, dado que ya se han superado los cincuenta días de perdida de clases», y en ese contexto, dijo  «Nosotros también vemos con asombro esta situación de mantenimiento de la medida de fuerza porque el gobierno, dentro de un marco de legalidad absoluta, se brindó el espacio de diálogo. Yo no quiero repetir temas, pero en el último espacio de la Conciliación Obligatoria y de la audiencia que se celebró, tuvimos la oportunidad de trabajar cara a cara con cada uno de los que representa a las entidades gremiales y apelar a que aceptarán este espacio de conversación que era la audiencia de conciliación, pero lamentablemente no pudimos lograrlo».
«Así que estamos viviendo esto con mucha preocupación» insistió, al tiempo que estimó que «por sobre todas las cosas tiene que primar el derecho a la educación y el derecho de los niños y jóvenes a tener clases con absoluta normalidad. Así que veremos cómo termina esta situación, pero nosotros no podemos quedar paralizados, de ahí que desde el C.P.E. vamos a llevar adelante una sesión de trabajo esta semana , donde como tema central vamos a tratar el diseño de un programa de acción para decirle a los papás y garantizarse a la comunidad educativa la compensación de los días de clase perdidos, no sólo porque hay una ley que fija 180 días sino, fundamentalmente, porque tenemos que evitar el fracaso de los alumnos en su trayectoria escolar».
El funcionario explicó que «para ello tenemos que activar una serie de resortes y de medidas para asegurar que estos aprendizajes estén fortalecidos y lo que se haya perdido se pueda recuperar reorganizando contenidos y actividades. La foto provincial es totalmente dispar en cada nivel y en cada modalidad, no es lo mismo una institución educativa donde hubo regularidad de clases que una escuela que de los cincuenta días de paro tuvo sólo veinticinco, u otra que tuvo la totalidad de los días de paro. Entonces, nosotros vamos a tener que tener una foto exacta de la realidad colegio y de cada grado o curso».
De esta forma indicó que «las medidas a adoptar van a tener que tener características especiales, por un lado, de universalidad, en el sentido que tendrán que impactar en todas las instituciones, y por otro lado, vamos a tener que tener una impronta para aquellos establecimientos en los que efectivamente hubo una interrupción sostenida de clases, donde no sólo están deteriorados los vínculos sino que también hubo un parate concreto y sostenido en la adquisición de aprendizajes. La idea es que todas las instituciones que han sido afectadas por las medidas de fuerza, a través de cada dirección provincial y del cuerpo de supervisores, va a tener reuniones de trabajo con los equipos directivos de cada colegio, donde se va a mostrar la situación y la foto correspondiente para saber dónde estamos parados y en virtud de ello qué decisiones tenemos que tomar».
Borselli señaló que «en esta circunstancia hay una cantidad de variables y alternativas que se pueden llegar a pensar, algunas que tienen que ver con medidas centrales y otras que tienen que ver con medidas focalizadas. Respecto a las centrales nosotros vamos a continuar fortaleciendo todo lo que tiene que ver con esta alianza estratégica con las organizaciones de la sociedad civil, a través de lo que comúnmente llamamos «la escuela y las redes sociales», es decir, el apoyo escolar gratuito que actualmente tenemos en la totalidad de la provincia con los convenios que firmó el C.P.E.».
«Después –continuó- vamos a pensar en todos los centros de actividades infantiles y en los colegios abiertos, los C.A.B.I.. Ahí vamos a pensar en la reprogramación de todos los talleres que veníamos desarrollando, porque durante este conflicto surgió un tema que merece un análisis especial, la ocupación o toma de escuelas y el proceso de devolución de las escuelas por parte de los chicos. Me parece que los jóvenes están requiriendo otro tipo de participación juvenil y hay que repensar la oferta que se le va a dar para este segundo semestre».
Al respecto consideró que «se va a tener que habilitar la escucha desde otro lugar y de otra manera. Hay que recanalizar la participación de ellos», y en ese contexto, recordó que «yo ejercí la conducción del colegio «Dr. Julio Ladvocat»,  de 700 alumnos en aquella época, y nosotros teníamos la asamblea de delegados o el centro de estudiantes, es decir, garantizábamos la participación efectiva de los jóvenes. Ahora, desde cada institución educativa, vamos a tener que pensar cómo canalizamos esta energía de los jóvenes, que no es la misma que tenían aquellos jóvenes».  
Con relación a la cantidad de escuelas tomadas, indicó que «actualmente hay muy pocos colegios en esta situación, paulatinamente se han ido recuperando todas las instituciones con este trabajo que se ha hecho. No falta uno en Río Turbio, dos en Caleta Olivia y en Río Gallegos hay cuatro. No hemos parado de trabajar durante este fin de semana en la recuperación de los establecimientos y ha sido una experiencia movilizadora para todos, porque esto nunca se había visto. Es un hecho que sucedió y nos llama a reflexionar a toda la sociedad, porque los jóvenes tienen derecho a reclamar pero lo tienen que hacer dentro del marco de la ley. Hay que reconducir la energía de los jóvenes a través de su participación dentro de la institución».

Modificaciones al calendario escolar

En cuanto a este tema, el presidente del Consejo Provincial de Educación comentó que «estamos analizando diferentes decisiones, una de ellas es posiblemente la ampliación del ciclo lectivo que estaba pensado, en cuanto a su finalización, para el 16 de diciembre; después tenemos el tema de la reestructuración de todos los períodos de exámenes, de recuperatorios, de evaluación o compensación, tanto de diciembre como de febrero».
«Otra medida –agregó- podría ser la del adelantamiento del inicio del ciclo lectivo o la postergación del cierre del mismo, tomando en cuenta el noveno año de la Escuela de Enseñanza General Básica (E.G.B.) y del tercer año del Polimodal. Tenemos pensadas líneas de fortalecimiento, una de ellas destinada a los primeros grados porque es el momento en que se inicia la adquisición de la lectoescritura y queremos que finalicen con éxito a fin de año su proceso y queremos que los padres estén muy tranquilos en ese sentido».
Al respecto manifestó que «nosotros habíamos trabajado durante estos últimos tres años en una disminución paulatina de la repelencia de los chicos de primer grado y habíamos tenido muy buenos resultados, y después, para los chicos de tercer año de polimodal, es decir, el último año de la escuela secundaria, vamos a montar los días sábados una cantidad de talleres que será opcionales para todos aquellos alumnos que se van a ir a estudiar a la universidad».
Más adelante sostuvo que «vamos a tener que fortalecer con algunas herramientas para apuntalar el tránsito a la educación superior. Para ello estamos hablando, tanto con la U.T.N. (Universidad Tecnológica Nacional) y con la U.N.P.A. (Universidad Nacional de la Patagonia Austral), para la organización de talleres con materias que comúnmente no están dentro del programa de estudio, sino que son otros contenidos. Ya tuvimos la experiencia de llevarlos adelante en años anteriores y han tendido éxito».
«Además –puntualizó- en aquellos cursos donde efectivamente se perdieron muchos días de clases estamos analizando la extensión de la jornada de clases. Lo importante de esta medida es que cada institución va a tener que hacer un autoanálisis, porque va a tener que firmar una especie de contrato con las familias, donde exprese claramente cómo va a asegurar que sus hijos culminen con éxito este año».
Otra acción seria el uso de medios tecnológicos. En este contexto explicó que «para la intensificación de la enseñanza y el aprendizaje va a ser una de las variables que cada institución puede adoptar, de acuerdo a las posibilidades que tenga cada familia de acceso tecnológico y de las herramientas que en este sentido tiene cada establecimiento. De todas maneras, nosotros vamos a continuar reforzando algunas recomendaciones, por ejemplo, mirar Canal Encuentro o Paka Paka, estos maravillosos canales que ofrece la televisión pública y que nos permiten orientar a los papás y a los maestros para que determinados programas sean consumidos por los niños y los jóvenes, porque van a significar momentos de aprendizaje».
Borselli admitió que «para nosotros es importantísimo tener claridad absoluta sobre la situación real que han atravesado cada una de las instituciones, donde más allá del acompañamiento del C.P.E. el cuerpo directivo es el que va a tener que diseñar, comunicar a la familia fehacientemente lo que van a llevar adelante y pedir corresponsabilidad de los padres para que la trayectoria escolar de sus hijos sea exitosa».
Consultado sobre las vacaciones de invierno, resalto que «estamos intentando evitar afectarlas pensando en las familias, analizando la situación de cada institución. Es una de las tantas medidas que podemos tomar, por eso apelábamos a los docentes para terminar con esta interrupción de clases. Yo creo que el grueso de los docentes está volviendo a las aulas y estamos trabajando en otras alternativas para no perjudicar a las familias en este período».    
Por último remarcó que «nosotros hemos intercambiado todas estas acciones que vamos a analizar poner en marcha con el Ministerio de Educación de la Nación, porque el ministro Alberto Sileoni dispuso toda la colaboración para lo que nosotros necesitamos como provincia, para poder andamiar estas decisiones que queremos implementar, y recurrimos a ellos, porque entre otras cosas, nosotros nos hemos encontrado ante una situación con emergentes que no han sido vividas en otras provincias argentinas, como por ejemplo, las escuelas ocupadas. Esto motivó que nosotros avancemos con un equipo intersectorial y hagamos un trabajo inédito con diferentes sectores para afrontar las circunstancias» concluyó.