Empleada del CPE denunció violencia laboral y discriminación

 

Se trata de Silvia Ledesma. Fue desafectada de su trabajo porque reclamó  el pago de 12 horas cátedras que desde hace un año perciben sus compañeros del área de informática de la cartera educativa. Presentó un amparo judicial.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

 

En mayo de 2012 la agente de la Administración Pública Provincial, Silvia Ledesma, fue desafectada sin motivación expresa a través de memorándum del área donde prestaba servicios. La desafectación se originó al efectuar un reclamo por el pago de 12 horas cátedras que a partir del mes de marzo del año pasado percibían sus compañeros: “Fue el Sr. Director a cargo Ángel Walter Cortés, quien arbitrariamente me dejó fuera de este concepto que debía percibir y ante mi reclamo ordenó mi desafectación del área de trabajo. Por este motivo, inicié una acción de amparo judicial con el asesoramiento del Dr. Juan Pablo Codino”, indicó Ledesma.

Continuó detallando: “Por el amparo judicial continué en el sector, pero sin percibir el concepto de las horas cátedras. Se profundizó la discriminación en mi ámbito laboral cuando a partir de la demanda presentada por el reclamo del pago de las horas, me entero que además no había sido seleccionada para formar parte de un proyecto para el cual tengo trayectoria y competencia profesional”.

El pago correspondiente a las 12 hs cátedras que perciben en la actualidad y desde el mes de Marzo de 2012 el personal informático del Consejo Provincial de Educación, no corresponden ser pagadas a agentes de la Administración Pública Provincial ni a Docentes que no estén frente a alumnos, situación sobre la que la Sra. Ledesma consideró: “Queda en evidencia la injusticia que se genera, y mi caso, constituye uno más que demuestra la forma en que se beneficia a algunas personas dentro de un marco de irregularidad y de total desigualdad de oportunidades y trato”.

Ledesma dijo también: “Lo que viví es un claro ejemplo de moobing o violencia laboral, porque el abuso de autoridad ejercido por el director que asumiera a fines de enero de 2012, desafectándome de mi sector sin motivación expresa, me discriminó ante el no pago de la asignación económica que me correspondía y también incurrió en una violencia de género al darme a entender que quedaba fuera del grupo de trabajo por tener una niña pequeña” Y añadió: “Se suma a todo esto el acoso sufrido en la oficina con el fin de cerrar un círculo de mentiras que quedaron evidenciadas en mi denuncia laboral”.

Silvia Ledesma precisó: “En este momento me encuentro cumpliendo tareas en otra dependencia del C.P.E, pero se que el acoso laboral no se resuelve cambiando de área a los trabajadores. Se resuelve con respeto por parte de los directores o jefes hacia los trabajadores y con ejercicio de poder responsable y justo” y concluyó: “Hay que animarse a denunciar todo tipo de acoso laboral para evitar que este tipo de atropellos existan”.

 

 

 

Qué es el Moobin o acoso laboral

Se define al moobing o acoso laboral como “la acción psicológica que de forma sistemática y recurrente ejerce una persona o grupo de personas sobre un trabajador en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y/o lograr que el trabajador abandone el lugar de trabajo. Se incluye toda acción que tenga por objeto intimidar, limitar, reducir, menospreciar, amedrentar, y/o perturbar emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a eliminarla del puesto de trabajo o de satisfacer la necesidad de agredir, controlar y destruir del hostigador”.