Muere una motocislista tras chocar con un colectivo que partió desde Río Gallegos

Se trata de una portera de 41 años. Ocurrió en Luis María Campos y Domecq García, cuando el interno 5155 de la empresa “El Pingüino” que viajaba desde Río Gallegos a Buenos Aires se dirigía a la terminal de ómnibus local.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Una mujer murió ayer a raíz de las heridas sufridas cuando chocó la moto que manejaba contra un colectivo de larga distancia que ingresaba a Puerto Madryn.
El accidente ocurrió minutos después de las 12:15 del jueves en Luis María Campos y Domecq García, cuando el interno 5155 de la empresa “El Pingüino” (aunque la foto muestra un colectivo de Tramat) que viajaba desde Río Gallegos a Buenos Aires  se dirigía a la terminal de ómnibus local.
El micro transitaba por Domecq García en dirección a la terminal y al llegar a la esquina de Luis María Campos se encontró con la moto que conducía Adriana Rosas, de 41 años. Según dijo el chofer del colectivo, pese a haber frenado, la moto igual impactó contra la parte frontal del micro y su ocupante golpeó primero contra el asfalto y luego contra el paredón de una vivienda ubicada en la esquina.
Lesiones

La mujer fue trasladada al Hospital Isola, donde ingresó con importantes traumatismos en cráneo, tórax y abdomen, lo que generó su deceso alrededor de las 14 de ayer. La víctima era portera en una escuela de esa ciudad.

En el lugar del accidente se vivieron momentos de tensión, ya que los servicios sanitarios habrían tardado varios minutos en llegar al lugar para atender a la mujer herida, quien pese a llevar puesto el caso habría sufrido gravísimas lesiones que desencadenaron su deceso.
La policía por su parte inició la investigación del hecho y los peritajes habituales para estos casos y comunicó al chofer del transporte la imputación de “homicidio culposo”, aunque no habría quedado detenido.
Relevo

Si bien la unidad de transporte viajaba desde la capital de Santa Cruz hasta la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los choferes que conducían el micro habían tomado el servicio en Trelew y estaban a cargo del coche hasta su llegada a la terminal de Retiro.
En cuanto a la moto, un scooter de 110 centímetros cúbicos, si bien presentaba daños, no eran de gran importancia y se presume que las lesiones de la mujer fueron producidas por el golpe que dio contra el asfalto y también contra el paredón de una casa lindera.
Mientras tanto, la empresa de transporte dispuso de otra unidad para continuar con el recorrido, teniendo en cuenta que el micro involucrado en el accidente quedaría secuestrado a los fines de realizar las pericias que la justicia disponga necesarias. (fuente: Diario Jornada)