Ignacio Hurban en Santa Cruz: "Hasta hace dos meses tenía una vida fenómena y ahora más fenómena"

Tras reencontrarse con parte de su historia y antes de regresar a la provincia de Buenos Aires, Ignacio Hurban (Guido Montoya) brindó una conferencia de prensa en Cañadòn Seco en donde  no faltaron lágrimas pero primó la alegría y la emoción. "Mi vida me encanta" dijo consultado sobre su experiencia en sus 37 años de vida y "se suman dos familias que viven a cierta distancia", resaltó. La conferencia fue transmitida por Radio Nuevo Día on line. 

lunes, 1 de septiembre de 2014 · 00:00

 

 

El hijo de Puño Montoya, vivió un intenso fin de semana con su familia paterna, tras lo cual quiso compartir con el pueblo que vio crecer a su padre su vivencia, además de los medios estuvieron presentes los amigos de la infancia y sus compañeros de música, un emocionado Oscar Basiglio siguió todo de cerca y por momento le aprecio volver a ver a su entrañable amigo.

En primera instancia, Guido agradeció "este homenaje inmerecido, no hice nada" al recibir "el cariño y las muestras de afecto que entiendo que corresponde a mi papa, me siento agradecido" y contó que la sensación "es movilizante, soy muy parecido y verme en la foto golpea".

Calificó su experiencia en la localidad como "agradable" y "me llevo el mejor de los recuerdos, me voy con la firme promesa de volver" y tras recuperar a sus familias ahora la actividad radica "en recuperar las líneas de afecto".

"Mi vida me encanta" dijo consultado sobre su experiencia en sus 37 años de vida y "se suman dos familias que viven a cierta distancia, me están pasando unas cuantas cosas y vivo el momento porque las sorpresas te matan" respondió sobre su futuro al indicar que como meta cercana quiere "construir una relación familiar que ya está pero que quiero seguir alimentando".

Para Guido lo que cambió en su vida es que ahora tiene una familia más grande y "no paso a ser otra persona" explicó ante la posibilidad de un cambio de identidad "sino no lo podría sobrellevar, en ese sentido es más liviano de lo que parece" aunque al igual que otros nietos recuperados "vemos en nuestros padres gente más joven que nosotros, algo para trabajar en terapia".-

Al conocer a las familias de sus padres biológicos halló "un montón de coincidencias, cosas intangibles, que son de índole genética, lo más asombroso de donde venía mi vocación musical, y en esto poder explicar una de las respuestas más importantes, cada día que pasa hay una coincidencia nueva" y relató que "las emociones van en escalada, una supera a la otra, son momentos movilizantes y todo es muy emotivo".

Rescató además que se encontró con familias que "me esperaron y pese a la búsqueda tuvieron una vida maravillosa, pudieron tener una familia feliz" y dijo que su abuela Hortensia "es una máquina de sabiduría" y se comprometió a regresar y "a estar todo lo que podamos acá para poder disfrutar de una persona tan linda y tan sabia" y también habló del acompañamiento que tiene por parte de sus padres de crianza "están aún es estado de shock pero si ellos no hubiera logrado todo esto, es muy importante saber la verdad y no tiene que ver conmigo, tiene que ver con una historia argentina que hay que sanar".

"Me siento el más privilegiado, hasta hace dos meses tenía una vida fenómena y ahora más fenómena, no me siento atravesada por la desgracia, son instantes de felicidad". (Voces y Apuntes).