Licencia de conducir digital: para qué sirve y por qué no reemplaza al carnet tradicional

En teoría, tiene la misma validez que el registro físico. Pero en la práctica, trae muchos inconvenientes cuando se circula por el interior del país. Y no sirve en el exterior.
jueves, 13 de febrero de 2020 · 20:50

Según el texto de la Disposición 39/2019 de la ANSV, los objetivos primordiales de la medida fueron conferirle al ciudadano un instrumento que le permita portar su autorización en un dispositivo móvil. Y, además, optimizar la fiscalización de los conductores.

Si bien las intenciones pueden ser las mejores, la realidad indica que en la práctica hay inconvenientes con la licencia digital cuando se transita por las diferentes provincias argentinas. Y, también, existen muchas dudas e interrogantes sobre el tema.

¿La licencia digital reemplaza a la de plástico?

Si uno lee lo que publicó en su momento el Ministerio de Modernización de la gestión del presidente Mauricio Macri, la respuesta automática es "sí, son la misma cosa". Sin embargo, en la mencionada Disposición 39/2019 se establece que la licencia digital es "complementaria" a la de formato físico y, de acuerdo con el Diccionario de la RAE, complementar tiene un significado diferente a reemplazar o sustituir. Así las cosas, en muchas jurisdicciones las autoridades se ajustan a la letra de la norma y exigen que el conductor aporte el carnet tradicional cuando se lo solicitan en un control. Y cuando en los controles vehiculares salta alguna infracción grave, la situación se complica aún más.

¿Ante una falta que implica la retención de la licencia, el agente pueden retener el celular?
Esta pregunta se repite a diario entre los responsables locales de tránsito y seguridad vial de todo el país. Si en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores quizás puede parecer tonta, ya que aquí la Licencia Digital es moneda corriente, en las provincias no lo es. Todo lo contrario: las autoridades de control no saben qué hacer en esos casos.

En efecto, ante determinadas faltas (desde circular sin seguro hasta una alcoholemia positiva), la Ley Nacional de Tránsito ordena la quita de la licencia en el momento y su reemplazo por la Boleta de Citación del Inculpado. Este documento habilita a conducir provisoriamente mientras el infractor resuelve su situación ante un juez de faltas. Por eso, cuando un policía solicita la licencia en Río Gallegos o en Santa Rosa de Calamuchita para retenerla y el conductor le dice "maestro, está en el celular", el procedimiento de fiscalización entra en crisis.

No hay que olvidar, cuando se lanzan medidas de alcance nacional, que la Argentina es un país federal y que las provincias conservan la potestad del control del tránsito. En los hechos, la Licencia Digital imposibilitaría entonces el cumplimiento de la Ley Nacional de Tránsito: el motivo se explica a continuación.

¿Para qué sirve la licencia digital?

Uno de los objetivos de la licencia digital es que la fiscalización sea dinámica. A diferencia del formato físico, la licencia digital tiene un código QR en el que las diferentes autoridades pueden ir cargando las "novedades" del estado del documento, por ejemplo si está inhabilitado o suspendido. Sin dudas esto, si funcionara correctamente, sería infinitamente mejor que un plástico del que no puede extraerse más información que los datos del conductor y el tiempo de validez del registro, datos que de hecho siempre son viejos porque se refieren al momento en que la licencia fue emitida.

Pero la verdad es que el sistema no estaba listo cuando se lanzó a las apuradas la licencia digital. Hoy en la Argentina son miles los municipios y una veintena las provincias que no tienen la tecnología necesaria para que sus policías o agentes de tránsito "lean" una licencia digital y mucho menos para que estén interconectados con la base nacional. Decir lo contrario sería mentir: revertir esta situación es una de las misiones de la actual gestión de la ANSV.

Conclusión: es mejor llevar la licencia tradicional

A fin de evitar contratiempos, demoras y discusiones con un efectivo municipal o un miembro de las fuerzas de seguridad que controlan el tránsito en el Interior, la recomendación es portar en la billetera el carnet de plástico. Si se quiere llevar en el celular la licencia digital está muy bien, pero siempre sabiendo que esta complementa a la otra y no la sustituye. Por ese motivo, en cualquier punto del país nos pueden exigir presentar la tradicional.

Como último punto, hay que recordar que la licencia digital sólo puede usarse en la Argentina y no fuera del país. En Uruguay este verano se encontraron con que conductores argentinos que habían dado positivo en un control de alcoholemia no tenían licencia para secuestrar, sino sólo una pantalla de celular. Esto motivó un pedido de aclaración por parte de las autoridades orientales.

Más información: www.argentina.gob.ar/seguridadvial o 0800-122-2678, la línea de la Agencia Nacional de Seguridad Vial