Diputado Gómez Bull pide paz social

Ante los violentos acontecimientos producidos en el edificio de la Función Pública de la Provincia de Santa Cruz, quiero manifestar mi más enérgico repudio contra quienes sean responsables materiales e intelectuales de la destrucción total de parte del Patrimonio Histórico de los riogalleguenses y del lugar de trabajo de tantos compañeros.

sábado, 19 de octubre de 2013 · 00:00

 

Confío en la labor Judicial, que esclarezca estos hechos y dé con los autores de este triste suceso y auguro por el desarrollo en paz de la campaña y las elecciones donde los santacruceños y santacruceñas elegiremos a nuestros representantes en el Congreso Nacional. Y que la paz social continúe más allá del 27 de octubre, donde nos encontrarán trabajando por la provincia que nos merecemos, en la que haya trabajo, crecimiento, oportunidades, desarrollo y armonía.

Evitamos permanentemente la invitación a la lucha en el barro de quienes quieren dejarnos una sociedad en la que sí no se lleva por delante al prójimo, no se consigue nada, una sociedad que desde el 2007 incorporó, con la llegada de ciertos actores políticos y sindicales, la violencia extrema escondida en la lucha por derechos y conquistas. Sólo basta realizar un repaso y recordar las quemas de las plantas pesqueras de Puerto Deseado, del Consejo Provincial de Educación, de nuestra Legislatura Provincial, y nos vuelven a hacer vivir un espectáculo de estas características de la cual la sociedad santacruceña se manifestó claramente en contra en las elecciones Primarias del 11 de agosto pasado.

Sobre los dichos y especulaciones mediáticas, vertidas por los funcionarios del Gobierno Provincial, solicito sepan tener la grandeza de reconocer sus propios errores, que dejen las sobre actuaciones y trabajen en pos del beneficio y bienestar de los vecinos de nuestra provincia. Que omitan relacionar al Frente para la Victoria y los Espacios Políticos que lo componemos en cuanta operación política y mediática de baja estofa puedan idear, con el sólo objetivo de confundir a la ciudadanía, a la cual no deben subestimar porque claramente observa el deterioro en el cual se encuentra Santa Cruz desde el 2007 a la fecha.

A los medios de comunicación que no están de acuerdo con nuestras propuestas y nuestro proyecto político les pedimos que no abandonen su función social de informar de la manera más objetiva posible, sobre todo en momentos como este donde debe primar la responsabilidad, sin convertirse en el brazo que dispara con mentiras e improvisaciones no tan improvisadas a una audiencia que merece el respeto de conocer la verdad. Verdad que debe encontrar la Justicia y no debe ser sentenciada desde un estudio de radio.

 Utilizar la necesidad de la gente que menos tiene y de los trabajadores, sólo con fines electorales, es sólo de irresponsables y de los que decidieron hacer alianzas políticas solo con la finalidad de entorpecer el rumbo del Proyecto conducido por nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El Frente Para la Victoria planteó desde el inicio, una campaña de cara a los santacruceños y santacruceñas, hacia aquellos que nos acompañan y hacia aquellos que no comparten nuestras ideas, recordando todo lo que hicimos, manifestando lo que estamos haciendo y contando nuestros sueños de Futuro. Donde nuestros compañeros y compañeras de toda la provincia golpearon cada puerta para acercar nuestra propuesta y conversar con los vecinos, porque esa es la manera que nos enseñó Néstor Kirchner.

Pertenecemos a un proyecto político que entiende que nada bueno se construye desde los cimientos de la mentira, la violencia y el odio. El que no tiene antecedentes como los que he enumerado anteriormente durante la gobernación de Néstor Kirchner entre 1991 y 2003.

El que va a trabajar siempre al lado de los santacruceños y los argentinos para incluir, para igualar oportunidades y ampliar derechos. No entra en nuestras posibilidades y en nuestra manera de hacer política la destrucción de edificios públicos, porque son del Estado, y el Estado somos todos, es el otro y La Patria es el Otro.

Solicitamos a aquéllos que al calor de las corporaciones mediáticas y el blindaje que estas proveen, entienden que engendrar violencia a días de la contienda electoral les va a traer algún rédito, que defeccionen, porque la sociedad no quiere volver a una provincia en  cenizas como las oficinas de la Función Pública, como la de finales de la década del ´80.