"A Alvarez le faltan códigos y Contreras es el rey de los ñoquis"

 

Así lo manifestó el titular del ejecutivo provincial al ser entrevistado por el canal de cable de la localidad de Puerto San Julián.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

«A la falta de códigos de Alvarez, de códigos de «hombre», hay que sumarle la falta de códigos políticos» sostuvo el gobernador  Peralta al ser consultado sobre su relación con el diputado por el Pueblo de Puerto San Julián, Leonardo Alvarez, con quien hoy mantuvo una reunión a puertas cerradas, en la que estuvo también presente el intendente de esa localidad, Nelson Gleadell.

De esta manera afirmó que «muchas de las declaraciones del Diputado por el Pueblo de Puerto San Julián, son muy tristes para un hombre que tiene la responsabilidad de representar a una comunidad. El ha hecho referencia a cuestiones personales y, en ese aspecto, yo creo que él tiene que ser más valiente y decir todo lo que se supone que sabe, y no callarse, porque una verdad a medias es una mentira».

En ese contexto recordó que «dijo un montón de barbaridades, habló de patota cuando se refirió a la gente que se movilizó a la Cámara de Diputados en la última Sesión Ordinaria, y yo le recuerdo que, entre otras personas, allí habían jubilados. Es la mentira por la mentira misma y la justificación de lo injustificable».

«El –continuó- habla de los trabajadores municipales, un tipo que se llenó de plata haciendo lobby con las operadoras mineras», y en ese marco recordó que «uno de los primeros cargamentos de Alvarez cuando yo era interventor en Yacimientos Carboníferos Río Turbio (Y.C.R.T.) se lo di yo, justamente, para ayudarlo porque era un empresario santacruceño».

Al respecto señaló que «lo hice con él y con mucha gente, lo único que él cambia mucho de impulsos. Hacer hincapié en personalizar la política me parece que no conduce a nada, lo real es que Alvarez no entiende que Santa Cruz necesita avanzar en un esquema que nos permita superar esta coyuntura que tiene a la gente en el medio».

Además, criticó que «la posición de él en la Legislatura provincial no es clara porque, en definitiva, si él está dispuesto a trabajar con la gente del S.O.E.M. (Sindicato de Obreros y Empleados Municipales) de Puerto Santa Julián, lo que tendrían que hacer es leer los documentos de la F.E.Tra.M. (Federación de Empleados y Trabajadores Municipales), en donde se solicita, con absoluta claridad, que es imprescindible recuperar identidad santacruceña y darle al Poder Ejecutivo las herramientas necesarias para salir de esta situación».

«Debe unir eso con lo que nosotros hablamos con las organizaciones gremiales, a quienes les pedimos también que sean ellos también los que vigilen hacia donde el dinero que nosotros pedimos iba y de que forma iba» consideró, al tiempo que descartó que «no lo va a hacer porque la orden que tiene es otra y no tiene identidad propia, perdió la capacidad de identidad.

Entonces, no se identifica con nadie y, directamente, hace y dice lo que manda el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio Miguel De Vido, y el secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral».

Mas adelante comentó que «en una reunión que tuvimos hoy, Leonardo Alvarez, me dijo que él siempre estuvo dispuesto a analizar la renta minera, y lo que todos tenemos que hacer, por ejemplo, es debatir sobre lo que dejó la renta minera en Puerto San Julián, y si eso es lo mismo que estamos planteando nosotros y si las circunstancias son las mismas».

Los ñoquis

«Por eso –agregó- yo creo que cuando uno entra a descalificar tiene que mirarse un poco, yo me preguntó como habla de «ñoquis» él con las cosas que han salido a la luz y cómo no se fija en el vicegobernador, Fernando Cotillo, que llenó la Cámara de Diputados. Yo creo que ni a él ni a muchos les interesa los ñoquis, como tampoco les interesa dejar gente en la calle, porque han dejado sin trabajo incluso a gente con hijos discapacitados».

El rey de los ñoquis

Avanzando aún más en su opinión, puntualizó que «salen a hablar, como el caso de Rubén Contreras, que es el «rey de los ñoquis», que además de ser Presidente de Bloque tiene a toda la familia adentro y sus pibes, que están estudiando en Córdoba, también son «ñoquis». Acá somos pocos y nos conocemos mucho y la verdad es que del listado actual de personal de la Cámara de Diputados, yo rescato y respeto a los que hacen el trabajo político, porque son cargos políticos, y nadie se tiene que asustar si les toca hoy y mañana no, yo se cómo son las reglas de juego y lo que no quiero es que vengan a dar clases de moral los que no pueden hacerlo».

De esta forma admitió que «se que a la población ve muy mal esto y al respecto quiero que se tenga en cuenta que esta mecánica de acusar y señalar permanentemente con el dedo o de ponerse en fiscal o policía, no se puede llevar adelante.

Alvarez no puede dar clases de moral y mucho menos señalando con nombre y apellido a gente que antes de mencionarla debería lavarse la boca. Yo no voy a hablar en este lugar, donde vive él y su familia, de cosas que pueden lastimar a sus hijos o a sus seres queridos, lo que señalo es que no tiene ningún código y si los tenía los perdió».

.