Adosac: Jornada provincial de protesta

En el marco e la jornada provincial de protesta la Adosac emitió un documento que recibimos en nuestra redacción.  Un crítico escrito en el que, el gremio, expone lo que sucede con el sector de la educación en Santa Cruz.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

En pleno proceso electoral, en donde el gobierno plantea todos los “objetivos alcanzados, el crecimiento y desarrollo de la provincia” y expone sus propuestas de campaña, nos encontramos denunciando nuevamente  en esta jornada la situación  que se vive día a día en el sistema educativo y la realidad de las instituciones escolares, de los docentes ,padres y  alumnos.
A la falta de apertura de diálogo, sin convocatoria a paritarias para resolver los temas pendientes que afectan al sector docente, sin haber cumplido siquiera lo establecido por Decreto en cuanto al pago salarial del retroactivo a marzo, sin reuniones de las subcomisiones de paritarias, con directivos sumariados, docentes procesados, con la continuidad en la aplicación de acuerdos como el 078, 79 y 81/2011, que no hacen otra cosa que profundizar las situaciones conflictivas, debemos sumarle  una realidad institucional desbordada por la falta de claridad en cuanto a la continuidad del modelo educativo, con falta de mantenimiento de las escuelas y suspensiones de clase periódicas, con relaciones interpersonales deterioradas, con designaciones  por demás irregulares que benefician a personas vinculadas al poder político, lo que expresa que precisamente NO EXISTE EL “NORMAL DESARROLLO DE LAS CLASES”, como pretende demostrar el gobierno ante la comunidad.
En efecto, a la fecha se desconoce en los establecimientos educativos que ocurrirá el año próximo con la modificatoria del sistema educativo anunciada durante estos últimos años por Peralta, Borselli y Eugenio Quiroga. Hace tres años que el gobierno tiene a las idas y vueltas a los padres, docentes y los alumnos con respecto a esta situación, lo que no hace otra cosa que ratificar que estamos ante la presencia de una profunda improvisación de la política educativa provincial.

Sin mantenimiento

En este marco y a pesar del discurso oficial  de previsibilidad del gobierno, hoy los establecimientos siguen sin poder garantizar las clases efectivas por cuanto existen permanentes suspensiones de actividades por falta de mantenimiento, de agua, de gas, etc. Tampoco se les garantiza la periodicidad en cuanto al pago del fondo fijo para cubrir necesidades inmediatas que muchas veces son cubiertas por los docentes o las cooperadoras, a pesar de contar supuestamente con uno de los presupuestos que “mas invierte por alumno en el país.”
También en esta intención de pretender que todo esta normal, se omite señalar desde el discurso oficial que existen problemáticas no resueltas y que se profundizan día a día con situaciones de violencia que afectan directamente a directivos, docentes y alumnos, sin que haya ninguna medida de contención  y amparo ante cualquier tipo de incidentes de esta naturaleza, dejando a las instituciones escolares y a sus autoridades a la buena de dios y  en un total estado de indefensión.

Sin dialogo

Es por todo ello que en  esta jornada de protesta, volvemos a reiterar ante toda la comunidad que sin diálogo y con medidas arbitrarias e imposiciones, difícilmente se solucionarán las situaciones de conflicto que persisten en el sistema educativo.
Llama la atención que el gobierno plantee algunas cuestiones como promesas de campaña, cuando en este momento y desde hace varios años  está     ejerciendo el poder y es su obligación y responsabilidad solucionar los problemas que afectan hoy a la educación provincial.  
Por la inmediata apertura de las reuniones de Paritarias y de las sub comisiones de paritarias.
Por el cese de la criminalización de la protesta social.
Por la anulación de los sumarios a los compañeros Directivos.
Por aumento salarial acorde a la canasta familiar y el pago del retroactivo adeudado.
Por  cobertura y garantías para el desarrollo de la tarea docente.
En defensa de la escuela pública y por políticas educativas que atiendan las verdaderas problemáticas del sistema.