Mediante una carta, un sacerdote santacruceño pide a la Presidenta que cambie el código minero

El cura párroco de  Las Heras, Luis Bicego, criticó fuertemente la actividad hidrocarburífera y minera, como así  también el poco control que tuvo del Estado provincial. Pide una consulta popular  pero también que la mandataria nacional cambie las reglas del juego de minería, que sólo deja un 3% de ganancia a la provincia.  
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Mediante una “Carta abierta al Pueblo de la Provincia”, el sacerdote de  Las Heras, Luis Bicego, le pide a la Presidenta, Cristina Fernández,  en la semana de la “Memoria, Verdad, y Justicia”,  que cambie el código minero, el cual por ley, sólo deja una regalía del 3% de ganancias   al Estado.  
El prelado además criticó el poco control que hubo sobre la actividad petrolera, y sostiene que la presidenta tiene una “oportunidad histórica”. 
La carta:
Hacía tiempo que quería manifestarles mi pensamiento y mi pesar. La venida de la Presidente a la Mina “Cerro Vanguardia” me brinda, sin querer, el marco ideal.
Estamos en la semana de la “Memoria, de la Verdad y la Justicia”. Estamos recordando a tantos ciudadanos, en su mayoría de mi generación, que han ofrecido sus vidas porque anhelaban y soñaban un país distinto.
Hacer memoria no es solamente un gesto de piedad, sino en primer lugar un compromiso: me animo a tomar la posta y a discernir la realidad que estamos viviendo con la mirada de esos argentinos que soñaban un país más justo y para todos.
LEÓN GIECO en su canción dice que la memoria es “libre como el viento”, y Yo agrego que la memoria nos ayuda ser más libres, a vivir en la verdad y en la justicia.
En este contexto, me pregunto, y quisiera que nos preguntáramos: ¿Qué País estamos construyendo? ¿Qué Provincia estamos construyendo?  ¿Qué futuro les estamos dejando a las nuevas generaciones?
En nuestro País hay cada día más inflación, más inseguridad, más droga y tanta impunidad. La tragedia de la Estación “Once” es un ejemplo elocuente que no estamos construyendo un país con un modelo popular: nuestros trabajadores no merecen viajar de esta manera!
Pero yo quisiera que concentremos nuestra mirada en esta querida Provincia de Santa Cruz.
En este momento, a más de veinte años de la privatización del petróleo y a pesar de la explotación minera, estamos en bancarrota: no hay plata para pagar a tiempo a los empleados públicos, la obra social en quiebra, en los hospitales no hay insumos, la Provincia adeuda millones de pesos a los proveedores, todos los meses nos descuentan para la Obra Social, pero nadie nos asegura la atención médica ni los descuentos en la farmacia, etc.
Pero lo más alarmante es la situación de la explotación petrolera y minera. ¿Recién ahora, después de tantos años (porque la producción petrolera no alcanza para cubrir el consumo interno) nos damos cuenta que la compañías no invirtieron y no cumplieron con sus contratos? Seguramente el estado fue cómplice e inoperante.
Además, nos ilusionaron que la explotación minera nos iba a dar trabajo, mejoraba el bienestar de la población, no contaminaba, etc. Nos quisieron vender espejitos de color…
Lamentablemente, la minería como es explotada en este momento (gracias al código minero que nos dejó en herencia el ex-presidente MENEN y convalidado por este gobierno), no nos deja ninguna ganancia: las regalías son irrisorias, no hay controles y el mismo estado es socio a través de FOMICRUZ: Es como poner al zorro a cuidar el gallinero.
Las empresas se adueñan de los recursos no renovables de nuestra tierra y además contaminan. Hacen uso indiscriminado de nuestra agua, cuando muchas poblaciones de nuestra Provincia no tienen agua potable suficiente y de buena calidad.
En el marco de un nuevo aniversario de la Memoria, de la Verdad y la Justicia, es urgente que gobernantes y pueblo nos sinceremos: La minería contamina. El Cianuro mata. La explotación minera como se está realizando en este momento hipoteca el futuro de las nuevas generaciones porque nos están desplumando de los recursos no-renovables y además no se hacen cargo del pasivo ambiental. Al mismo tiempo, es un negocio no equitativo, porque las compañías mineras están exentas  de todos los impuestos y gozan de un montón de privilegios, mientras el ciudadano común tiene que pagar el IVA, el impuesto a las ganancias en su país.
Es urgente realizar una consulta popular (el Pueblo es soberano) y cambiar el código minero para respetar los derechos del pueblos que son inalienables.
Pienso que la Sra. Presidente tiene la oportunidad histórica y la autoridad suficiente que le confiere el mandato popular para dar respuesta a esta situación nefasta.
Ruego a Dios para que le de valentía y sabiduría suficiente para tal tarea. Si no, Dios,  la Patria y la historia se la demande. 
P. LUIS BICEGO (Cura Párroco de Las Heras – Santa Cruz). (El Diario Nuevo Día-Foto: La Nación).