Peralta afronta su sexto préstamo con los diputados en contra

El mandatario intentará en pocos días más conseguir el apoyo de la Cámara de Diputados para endeudar a la provincia en 200 millones de dólares más que se suman a los 750 millones de pesos que ya paga. Sin embargo, tiene muchos legisladores en contra.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Como si no hubiera alcanzado con cinco préstamos por un monto superior a los 700 millones de pesos que se solicitaron en los últimos años de gestión, ahogado en una crisis que él mismo generó, ahora el gobernador Peralta va por un sexto préstamo de 200 millones de dólares (más de 800 millones de pesos) para afrontar los compromisos que el Gobierno provincial tiene en lo que resta del año.
Sin embargo, la misión parece al menos muy complicada para el gobernador que tiene a la mayoría de los diputados en contra en la Cámara.
Esto quedó claro semanas atrás, cuando se trató el Canon minero, donde quedó claramente evidenciado que Peralta tiene más manos en contra que a favor en la legislatura, justo en otro momento crucial para su gestión
Atrás quedaron las épocas en las que se votaban sobre tablas los proyectos que llegaban desde ejecutivo provincial, con un rápido consenso para las necesidades del gobernador.
Hoy, las internas en el Justicialismo le juegan muy en contra al mandatario que vuelve a estar complicado como consecuencia de cuatro años de mala gestión y descontrol presupuestario en la provincia.
Hoy por hoy, Peralta tiene oposición dentro del mismo frente para la victoria; un dato no menor si se tiene en cuenta que en realidad en la Cámara hay sólo dos diputados radicales y 22 del justicialismo.
Sin ir más lejos, los diputados podrían votar hoy un proyecto en contra del gobernador si se dan las circunstancias, ya que claramente hay más de 12 legisladores totalmente opuestos al gobernador.

La gran Cobos
Como si esto fuera poco, además está el vicegobernador, Fernando Cotillo, quien en el tema minero también le jugó en contra a peralta y se sabe que volvería a hacerlo si es necesario, ya habiendo hecho público su deseo de ser el próximo gobernador de la provincia y en medio de internas feroces que tienen a Peralta entre la espada y la pared.
Quizás ya abriendo el paraguas por lo que pueda pasar, Peralta manifestó días atrás que, de no aprobar el nuevo endeudamiento, los diputados tendrán que explicarles a la comunidad santacruceña como se sale de este difícil momento en que hasta el pago de sueldos es una incertidumbre cada fin de mes.
Así se vive en Santa Cruz, donde problemas graves ya forman parte de lo cotidiano y se aceptan como si nada pasara, con la peor gestión que haya tenido Santa Cruz en toda su historia, aunque el principal culpable no se haga cargo. (El Diario Nuevo Día)