Peralta no tiene quien le ataje los penales

El momento de efervescencia social que vive la provincia parece tener hoy en la figura del gobernador Daniel Peralta al único responsable de la crisis. Las consecuencias de un gabinete de perfil bajo y de un vicegobernador que parece demasiado ocupado en pensar como sucederlo en 2015.
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
No es para menos, otrora, Peralta supo tener un aliado político dentro de su esquema que durante los últimos años le hizo frente a los diferentes frentes de conflicto, pero sucede que con Pablo González en el senado de la Nación, Peralta perdió un punto de apoyo que hoy parece irremplazable.
El malestar se hace cada vez más evidente entre los santacruceños. Movilizaciones gremiales, cacerolazos y un inminente paro productivo petrolero tienen a mal traer a la figura del gobernador que, como respuesta, solo atina a cargar tintas sobre el origen- según el- de la crisis, culpando a los petroleros, los docentes y la truncada renegociación de áreas con YPF.
Frente a esto, hay quienes sostienen que Peralta, es demasiado terco como para comprender que no por delegar deja de ser el centro de atención. 
Incluso, más solo se lo ve y más se desacredita su figura, entienden.
El gabinete que debió reestructurar apenas dos meses después de haber asumido su segundo mandato tiene pocas figuras acordes al momento y que den la cara por los reclamos, a excepción del ministro de Salud Daniel Peralta que si ha tenido fuertes conflictos en su área, el resto prácticamente no ha salido a dar explicaciones.
El resto, como los ministro de Gobierno, Paola Knoop o de Economía, Ariel Ivovich, solo se comunican mediante escuetos partes de prensa digitados en Casa de Gobierno.
Por otra parte, cuando en Buenos Aires se eligió a Fernando Cotillo para suceder al introvertido Hernán Martínez Crespo, muchos creyeron que la nueva incorporación traería un engranaje pro-activo al Gobierno provincial, pero esto no solo no sucedió, ya que también Cotillo es un gran adicto a los comunicados de prensa.
E incluso, su papel se ve desdibujado frente al armado de una estructura propia denominada “Pensar santa Cruz” que desde hace varias semanas lo tienen sumido en demostrarle a los santacruceños que el piensa gobernar en 2015. 
Así las cosas, con nadie que le ataje los penales, Peralta tira el centro y cabecea, pero como los problemas en la economía son cada vez mas acuciantes, sus apariciones han ido decreciendo.
El tema es que si Peralta no está porque con la coyuntura de la nueva YPF tuvo vía libre para pasar mucho tiempo en Buenos Aires,  ¿Quién responde en la provincia para morigerar el malestar? (El Diario Nuevo Día)