Senado

El FpV no alcanzó el quórum en el Senado para tratar la ley de Yacimientos Carboníferos Fiscales

El bloque kirchnerista padeció la ausencia de toda la oposición y tres legisladores propios. Así, se quedó sin poder aprobar la última ley del gobierno de Cristina Kirchner.
miércoles, 9 de diciembre de 2015 · 20:39
En un ambiente convulsionado por el traspaso de mando, el Frente para la Victoria fracasó en su último esfuerzo legislativo del año y no consiguió reunir el quórum en el Senado para tratar la ley de creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF), que le otorga un marco jurídico a la explotación de la mina de Río Turbio.

El kirchnerismo padeció la ausencia de todo el arco opositor, que rechazaba la ley, y de tres senadores propios –el tucumano Sergio Mansilla, el misionero Salvador Cabral y la salteña Cristina Fiore-, además de los faltazos anunciados de Carlos Menem y Josefina Meabe. Sólo contó con el respaldo del correntino José María Roldán y el santiagueño Gerardo Montenegro.

El kirchnerismo había convocado a la sesión para el mediodía, pero dispuso un cuarto intermedio para intentar reunir el número. Cuatro horas más tarde, el jefe del bloque mayoritario, Miguel Pichetto, bajó al recinto y reconoció la falta de quórum –con el correr de los minutos el FpV alcanzó 34 de los 37 senadores necesarios para sesionar-, y emprendió un duro descargo contra la oposición y "un sector de la Justicia”.

El kirchnerismo no sólo se disponía a tratar la creación de YCF, sino que el temario también incluía la renuncia de la vicepresidenta electa Gabriela Michetti a su banca de senadora. "Es extraño que no nos den quórum para un tema de semejante trascendencia institucional”, alertó Pichetto al iniciar su discurso.

Michetti iba a ser quien le tome juramento este jueves al presidente electo, Mauricio Macri, dado que Cristina Kirchner no asistirá al Congreso. Con la renuncia sin aprobar, será Federico Pinedo, en calidad de presidente provisional del Senado, quien estará a cargo de esa tarea.

Pichetto defendió la creación de YCF, que, adelantó, volverá a ser tratada en el mes de marzo, cuando el Frente para la Victoria refuerce su mayoría en la Cámara alta. "Está en juego la estructura institucional para darle estabilidad a la empresa a futuro”, aseguró.

El rionegrino también lamentó no poder tratar sobre tablas el DNU que anulaba el descuento del 15% de fondos coparticipables a las provincias, y que fue suspendido este miércoles por la jueza Liliana Heiland. "Esto mejoraba sustancialmente la vida de todos los estados judiciales”, afirmó.

En esa línea, Pichetto dedicó la mayor parte de su catarsis a criticar la "fuerte injerencia de la Justicia y algunos jueces” sobre los dos poderes restantes, luego de que la jueza María Servini de Cubría determinara que el mandato de Macri comienza a las 0 horas del 10 de diciembre, en un fallo que el senador tildó de "vergonzoso”.

El jefe del bloque K indicó que Cristina quería que el traspaso se produjera en el Parlamento "porque entregaba un país normal”, y recordó que "el Congreso salvó la democracia en 2001”, a la vez que señaló que "no se puede dejar de cumplir con la Constitución”.

"La salida de la presidenta no ha sido con respeto”, lamentó, y agregó que la presidenta saliente "no merecía haber sido agraviada como lo fue”.

Pablo González –quien asumirá este jueves como vicegobernador de Santa Cruz- responsabilizó por la ausencia de la oposición a su par del Movimiento Popular Neuquino Guillermo Pereyra, quien se había negado a convocar a la Comisión de Minería, Energía y Combustibles para debatir el proyecto de creación de YCF.

"(Pereyra) viene de lo más obtuso y retrógrado de la democracia sindical”, sentenció el santacruceño, y apuntó que Pereyra –quien mantuvo una reunión con el futuro ministro de Energía, Juan José Aranguren, previo al debate de la ley- "no representa absolutamente a nadie que no sea a sus propios intereses”.

González culminó su último discurso como senador con un mensaje a la futura vicepresidenta: "Michetti mañana no puede jurar, hagan la ‘festichola’ que hagan”.

Alrededor de 150 trabajadores de la mina de Río Turbio se habían concentrado en las afueras del Congreso a la espera de la ley de creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales, que Cristina se disponía a promulgar este mismo miércoles como último acto de gobierno.