Con un fallo inédito en Santa Cruz, se logró que una adolescente encontrara una familia

Luego de haber agotado las instancias dentro del sistema, para lograr la adopción de una adolescente, el juez de Familia, Antonio Andrade, anuló un artículo del Código Civil y Comercial, que permitió una convocatoria de adoptantes por fuera del Registro. Se presentaron 200 y hoy la nena tiene un hogar.
miércoles, 2 de junio de 2021 · 19:23

El caso se centra en una niña de 12 años para quien no había en el Registro Provincial, postulantes interesados en adoptarla. Por eso, buscando evitar que la convocatoria se extendiera hacia otras jurisdicciones, teniendo en cuenta que en Río Gallegos tiene hermanos, el juez de Familia Dos, Antonio Andrade decidió una medida que tiene antecedentes a nivel país pero nunca se había aplicado en Santa Cruz.

Esta decisión, que tuvo lugar a fines del año pasado, fue consensuada por las autoridades de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia, al igual que con la Defensoría Oficial Nro Dos, pero sobre todo, con la niña.

Para eso, el juez declaró inconstitucional el art. 600 inc. b) del Código Civil y Comercial, que exige que quien pretenda adoptar tiene que estar inscripto en el Registro de Adoptantes.

Lo hizo con argumentos usados por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, cuando dijo que  “el interés superior del menor no es un concepto abstracto, sino que posee nombre y apellido, nacionalidad, residencia y circunstancias…”.

En su fallo, que permitió al área de Infancia del Municipio hacer una convocatoria pública para buscar una familia adoptante, Andrade expresó: “nos encontramos con una adolescente que ha transitado la totalidad de la vida en Río Gallegos, que tiene vínculo y contacto con sus hermanos que a su vez han vivenciados situaciones complejas juntos, que se ha hecho partícipe de su propio proceso de adopción en la que se ha manifestado y expresado opinión”.                 

Por esas razones pidió “continuar con la búsqueda de pretensos adoptantes en la jurisdicción de Santa Cruz, aun cuando no se encuentren inscriptos” en el Registro, lo que derivó en un llamado que fue publicado por varios medios: “Soy una niña con deseos de progresar y crecer en familia, estoy aprendiendo francés, me gusta el arte las manualidades y la costura. Toco la guitarra y soy buena estudiante, soy muy dulce y me adapto a las circunstancias…”

En las últimas horas se conoció que la convocatoria tuvo buenos resultados y que, luego de las evaluaciones y pericias de rigor, la adolescente fue formalmente adoptada por una familia de la provincia. 

Al respecto de esta novedad, el juez Andrade sostuvo esta tarde que el caso demandó “varios meses de búsqueda, avances y retrocesos” y que la necesidad de ir por fuera del Registro “se fundó  particularmente en el respeto de los deseos, proyecto de vida y autonomía de la niña involucrada”.

“Fue- añadió Andrade- una situación excepcionalísima y que radicó en la singularidad existencial de la niña en cuestión” pero “es necesario aclarar que el Registro de Postulantes con fines de Adopción es la regla, es la base de la búsqueda para familias que deseen adoptar y es la única forma legítima de que niños, niñas y adolescentes puedan encontrarse con sus familias”.

De este modo, hay que subrayar que la convocatoria abierta fue excepcional, consensuada entre las instituciones responsables y en base a criterios profesionales interdisciplinarios.

"Fue un gran esfuerzo el de haber podido intermediar para que esta niña finalmente se encuentre con su actual familia. Se evaluaron a más de 200 familias que asistieron a la convocatoria. Fueron horas de debate y análisis antes de proceder con precaución y proyección para que muchas vidas se vean radicalmente modificadas desde el afecto”, indicó luego el magistrado de familia, que felicitó a la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Municipalidad de Rio Gallegos, al Concejo Deliberante y la Secretaria Provincial de Infancia. 

Asimismo, celebró especialmente la participación de la Defensoría Oficial de Niños, Niñas y Adolescentes N 2, en particular a María Laura Ramos, por haber tenido “tuvo un papel protagónico”, como también a la terapeuta de la niña.