Río Gallegos: denunció a una marmolería de haberlo estafado con la tumba para su hijo

Jona, así tiene en su perfil de Facebook, decidió denunciar al local en redes sociales. Allí expuso el duro momento que les tocó vivir por la perdida de su hijo de 4 meses. Contó que pagó 20.000 pesos por una tumba que nunca le terminaron y que no le devolvieron el dinero invertido.
domingo, 18 de julio de 2021 · 10:03

Las estafas son delitos en los que uno ve perjudicado, generalmente, su economía. Pero esta que se denuncia en las redes sociales tiene el condimento amargo de jugar con algo tan sagrado como lo es un hijo, con el dolor de haberlo perdido a los 4 meses de vida.

Jona y Florencia expusieron la odisea que viven, primero por perder a un pequeño a tan pronta edad, y luego por no poder darle un lugar digno donde visitarlo en el cementerio.

En redes sociales expusieron los que les tocó vivir en un marmolería que está ubicada frente a la necrópolis donde, según contaron, invirtieron el 50% de un trabajo que, denunciaron, nunca terminaron y tampoco pudieron recuperar lo entregado.

La publicación que se viralizó rápidamente y que causó gran indignación en la comunidad de Río Gallegos, contó con lujo de detalles lo sucedido.

"No soy de realizar este tipo de descargo, pero como la justicia no me dio una solución por ese lado, realizó esto, para que se realice justicia social, para que sepan qué tipo de persona es Rafael, trabajador/dueño de la Marmolería broncería ubicada en Av. De los Inmigrantes, al frente de la plaza de los Ángeles, quién nos estafó e incumplió su trabajo", así comienza la denuncia pública realizada.

Más adelante explicaron que tuvieron un hijo que nació con una condición genética y falleció a sus 4 meses, el mes de diciembre del año 2020. En pleno duelo y dolor por la pérdida de su pequeño y transcurridos 5 días después del entierro "nos acercamos con mí pareja a las distintas Marmolerías que se ubican al frente de la necrópolis de la ciudad a buscar presupuestos, en la última instancia nos fuimos al local de este señor a buscar presupuesto".

Hasta ese momento la pareja no se imaginaba lo que les iba a pasar con el correr de los días. Justamente veían una gran oportunidad ya que "luego de una charla y explicándole que el trabajo que le pedíamos era para mí bebé, él entre lágrimas y contando una historia, dijo que nos ayudaría con un costo total de $40.000, diciendo que nos cobraría ese precio, con la única petición que sigamos estudiando". "Con el dolor que sentíamos en ese momento aceptamos dicho presupuesto. El trabajo a realizar era: mármol completo, puerta, foto y dos floreros". 

Al otro día "nos acercamos a pagarle la mitad, $20.000 en efectivo, con comprobante de pago". "Hasta ahí todo bien con Rafael, intercambiamos números para estar conectados y todo", fueron exponiendo.

Pero luego de un par de semanas y teniendo en cuentas las fiestas, "fuimos a su local y nos comentó que ya habría comenzado con el trabajo, hablamos con él y todo normal". "A las semanas volvimos y ya empezó con sus historias, bueno lo comprendimos y seguimos así". "Ya pasado el mes empezó con sus excusas que no tenía tiempo de trabajar, porque debía de cuidar a su nieto la casa de su madre y más excusas, nos tenía durante semanas y meses, pero siempre diciendo que estaba realizando el trabajo y que le faltaba poco".

Al cabo de los tres meses "ya cansados de que no cumpliese su trabajo, le pedimos amablemente que no queríamos su trabajo y que nos devolviera la plata" a  lo que "nos respondió que cuando vaya al cajero próximamente nos devolvería la plata", pero lamentablemente "desapareció, no respondía los mensajes y las llamadas y no aparecía en su local".

Con toda esta situación la pareja fue nuevamente al local y "le comunicamos a un familiar que le comunicase a Rafael que lo denunciaríamos". Y, según consta en el escrito, el hombre los llamó "me quería hacer el trabajo gratis, pero a esta estancia ya no queríamos su trabajo por lo que solo le pedimos nuestro dinero, los 20.000 pesos". "Nos respondió que no tenía la plata y no sabía dónde sacarla, pero él decía que conoce a Grasso, que conoce a gente trabajando en el banco que podía sacar un préstamo". Pero "como dijo que no sabía de dónde sacar dinero que le demos más tiempo".

Por dicha razón "realizamos una denuncia en la 1ra (División Comisaría Primera) para que el señor se acercase a la comisaría a darnos plata, por lo que supimos por los policías nunca se acercó a la comisaría a realizar un descargo, pero el denunciado dijo que si se acercó pero no le tomaron el descargo". 

"A todo esto por el boca a boca, supimos que no era la primera vez que Rafael realizaba este tipo de estafas y que además entra al cementerio a robar artículos funerarios para luego revenderlos", concluyeron indignados.

Link a la publicación