Violencia en el fútbol infantil de Río Gallegos: "El problema no son los pibes, son los grandes"

Así lo afirmó el secretario de Deportes de El Calafate, Rubén Capovilla, en comunicación con Radio Nuevo Día 100.9. Lamentó este violento altercado y declaró: “Hay que bajar un cambio y disfrutar que sus hijos están bien de salud, que pueden jugar a la pelota, que tienen amigos y no hay que estar desesperado por ganar”.

Escrito en LOCALES el

El secretario de Deportes de El Calafate, Rubén Capovilla, habló con Radio Nuevo Día 100.9 a propósito del violento altercado que se produjo en un partido de fútbol infantil de la Liga Sur de Río Gallegos, en el cual un DT de un club sufrió una agresión por parte de familiares del otro equipo, y que desembocó en las suspensión de las actividades.

Rubén Capovilla.

Capovilla, que posee una vasta trayectoria como jugador y director técnico, avaló esta medida e hizo hincapié en la importancia de llevar a cabo charlas en las que participen los entrenadores, padres y dirigentes “para ayudar a que no se alborote tanto afuera”.

“Por lo general, pasa con padres que por ahí no han jugado mucho o no saben lo que es estar dentro de un campo de juego. Igualmente, el trabajo de los entrenadores tiene mucho que ver, porque manijean a los jugadores para ganar de todas formas y nos olvidamos que esto es juego para que se diviertan", comentó.

Advirtió que las redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea también se convierten en espacios que propician la rivalidad entre los chicos de diferentes clubes. 

"Partidos picantes que se están viviendo antes de jugar y con eso tenemos que tener mucho cuidado. Los entrenadores, dirigentes y padres tenemos que tratar de mejorar eso”, aseveró.

De todas formas, indicó que "es más difícil manejar a los papás".  "Vos ves que los chicos están tranquilos pero los padres afuera están locos”, añadió.

“El problema no son los pibes, son los grandes. Hay cosas más importantes para estar amargado cuando tenés las posibilidad de ver a tu nene en una cancha”, subrayó Capovilla.

Para cerrar, afirmó: “Hay que bajar un cambio y disfrutar que sus hijos están bien de salud, que pueden jugar a la pelota, que tienen amigos y no hay que estar desesperado por ganar”.

(El Diario Nuevo Día)