No querían terminar la fiesta: tres detenidos, entre ellos un voluntario y un suboficial del Ejército, en Río Gallegos

Se trata de tres hombres que recibieron una denuncia por ruidos molestos de parte de los vecinos. Se resistieron ante la llegada de la policía y causaron lesiones leves.
lunes, 19 de julio de 2021 · 08:07

En la mañana de ayer, una vecina de la calle Urquiza al 530 se acercó a la División Comisaria Segunda informando sobre unos vecinos que no la dejaron dormir toda la noche dado a la música alta y gritos que provenían del departamento.

Ante ello, los efectivos de guardia se dirigieron a inmediaciones del lugar, observando un complejo de departamentos donde desde el departamento numero 3 provenían gritos y música alta

En ese momento intentaron entrevistarse con los moradores, siendo atendidos por uno de ellos, quien le manifiesta ser el locador y ante la presencia de la vecina y la policía, de manera agresiva, se expresó diciendo que el paga el alquiler y es numerario del Ejército Argentino y que tiene derecho a divertirse con sus amigos. 

Minutos después, mientras lo efectivos presentes intentan hacer entender la situación al inquilino del Depto. 3, se presentan más vecinos de más de 70 años, disgustados por la situación y por situaciones anteriores que tienen que con este vecino, comenzando varios de ellos y el causante a insultar y amenazar a los presentes. 

Al mostrarse más agresivo, los efectivos deciden reducirlo, y en ese momento interceden otros dos hombres más que agreden a los efectivos policiales, entre ellos a una femenino produciendo lesiones de carácter leves, tres lo que los policías logran reducir a los tres causantes y trasladarlos a la Comisaria Segunda.

Una vez en la dependencia, y tras la identificación, resultan ser masculinos de 28, 26, 21 años, siendo este último soldado voluntario del Ejército Argentino.

También se detectó que existía una averiguación de paradero por  el delito de hurto de automotor del Juzgado 3 local sobre el hombre de 26 años, como así que resultaba ser suboficial de la misma fuerza armada. 

En ese momento se informó al juzgado interviniente de la situación de los causantes y por cuestiones de bioseguridad no pudieron ser alojados  en las instalaciones de la Comisaria, por lo que la Jueza determinó que los causantes fijen domicilio a su disposición y que en el domicilio se disponga un control de vigilancia. 

Después de las tres de la tarde, los causantes recuperan la libertad previo fijar domicilio.