Jueves 18 de Agosto de  2022 // 07:31 hs

Justicia cuestionada en Santa Cruz: el juez Bersanelli negó haber sido abogado de Cristina

El juez de primera instancia Marcelo Bersanelli rechazó haber sido abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner, negó mantener en la actualidad vínculos familiares con la familia Kirchner y remarcó que si fuera necesario no dudaría en fallar en su contra.

Escrito en LOCALES el

Así lo dijo durante una tensa audiencia en la Comisión de Acuerdos del Senado, donde se presentaron los postulantes para ocupar vacantes en juzgados y fiscalías. Bersanelli, exconcuñado de Máximo Kirchner y exfuncionario municipal y provincial, es candidato a la estratégica Cámara Federal de Piedra Buena, Santa Cruz.

Sin embargo, un episodio clave quedó en el olvido durante la audiencia.

“Yo no fui su abogado, la acompañé a una presentación judicial que hizo”, afirmó Bersanelli al ser cuestionado por la senadora radical santacruceña María Belén Tapia, quien también recordó sus vínculos familiares con los Kirchner. El candidato afirmó: “Yo no fui abogado de la señora vicepresidente, simplemente la acompañé a una presentación judicial, no llegué al nivel de ser abogado de ella. Ella tiene otros abogados y entiendo que me pidió que lo acompañe por una cuestión familiar que había en su momento”, afirmó el candidato. Si no hay novedades, su pliego saldría aprobado por mayoría en la próxima sesión de la Cámara alta.

Patrocinó a Cristina en noviembre de 2016

En los hechos, Bersanelli se refiere a la mañana del 25 de noviembre de 2016 cuando estuvo junto a Cristina Kirchner en el Juzgado Federal de Río Gallegos para cumplir con un oficio del juez federal Claudio Bonadio, quien le pedía que deje sus huellas digitales en el marco de la causa dólar futuro. Cada paso de esa mañana quedó registrado en un video que la vicepresidenta compartió en sus redes sociales.

Bersanelli explicó que por esa cercanía familiar que había, Cristina Kirchner, le había pedido que lo acompañe, pero negó que fuera su abogado. Sobre los vínculos familiares con los Kirchner, explicó que estuvo casado con Candela García, funcionaria judicial también y hermana de la actual diputada provincial, Rocío García (FdT), expareja del diputado nacional, Máximo Kirchner. Aclaró que ahora todos estaban separados.

Un detalle desapercibido
Con el foco puesto en ese video publicado por la vicepresidenta y que muestra a Bersanelli a su lado en un trámite judicial, pasó desapercibida otra intervención en la que el propio Bersanelli actuó como abogado de Cristina Kirchner en un operativo judicial con intervención de la Gendarmería. O al menos se presentó como tal.

Fue el 1 de noviembre de 2016, como contó LA NACION, cuando dos arquitectas del Tribunal de Tasaciones de la Nación acudieron al domicilio de la entonces expresidenta para peritar el valor de la propiedad. El chalet de dos plantas en Mascarello 441, en Barrio Jardín de Río Gallegos, había sido adquirido por Los Sauces SA, una de las sociedades comerciales de la familia Kirchner, a Negocios Patagónicos SA (propiedad de Osvaldo Sanfelice, entonces socio de Máximo Kirchner). Las peritos acudieron junto a dos testigos y personal de la Gendarmería.

Cristina Kirchner se encontraba ese día en Buenos Aires, por lo que en el lugar se hizo presente el entonces abogado Marcelo Bersanelli, quien primero pidió leer la orden judicial antes de abrir el portón lateral para permitir el ingreso a la casona.

Un año más tarde, Bersanelli asumió al frente del Juzgado de Primera Instancia N°1 en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Río Gallegos

Tensión en el Senado
Más allá de este episodio, Bersanelli fue consultado sobre su vínculo actual con los Kirchner. “Hoy por hoy no hay ningún vínculo ni familiar, ni de ninguna índole, ni con el diputado Kirchner ni con la señora vicepresidenta. A ninguno de ellos los veo, no podría precisar, pero hace más de cuatro años. No los veo, ni me escribo, ni se nada de ellos”, aseveró.

El futuro camarista aseguró que ya fue consultado sobre esos vínculos familiares en la Legislatura de Santa Cruz, cuando concursó para juez de primera instancia: “Pensaban que yo iba a asumir a ocuparme de las causas de la familia Kirchner y si bien tuve intervención en esas causas, la intervención fue excusarme, yo no intervine en esas causas, quien intervino fue el doctor [Francisco] Marinkovic a cargo del otro juzgado, así que yo no sé nada. La sucesión de Néstor Kirchner tramitada en mi juzgado yo jamás la vi, me excusé y la remití al otro juzgado. No sé ni cuantos cuerpos tiene. Mi vinculación actualmente (con la familia Kirchner) es nula”.

La Cámara Federal de Apelaciones de Comandante Luis Piedra Buena es un estratégico tribunal para el kirchnerismo, que tendrá competencia sobre Santa Cruz y Tierra del Fuego, pero para la cual aún no se nombraron jueces ni entró en funcionamiento, pese a haber sido creada en 2015, por iniciativa del diputado santacruceño Pablo González, hoy presidente de YPF.

Bersanelli está al frente del Juzgado de Primera Instancia N°1 en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Río Gallegos desde el 2017. Su asunción fue recibida con una protesta del gremio judicial, que cuestionaban que estuviera mencionado en una causa penal en el Juzgado de Instrucción N°3 de Río Gallegos, de su época de funcionario, mano derecha de su entonces cuñada, la exministra de Salud, Rocío García. Según pudo confirmar LA NACION, cinco años después de la denuncia la causa está activa, sin procesos ni indagatorias, pero registra algunos movimientos.

Bersanelli no se explayó sobre la causa. Cuando le recordaron ese incidente, dijo que los empleados judiciales que ese día protestaban hoy no dudan de su imparcialidad. Oriundo de Santa Cruz, Bersanelli hizo carrera en el Estado provincial: pasó diferentes asesorías letradas de los municipios de Río Turbio y de Río Gallegos, el Concejo Deliberante, la empresa Servicios Públicos y Vialidad Provincial, donde fue abogado entre 2006 y 2007. También fue funcionario de la ANSES Regional Santa Cruz.

Antes que Bersanelli empiece a responder los cuestionamientos de los opositores, el senador Oscar Parrilli (FdT) cuestionó las preguntas dirigidas al futuro juez. “Me parece que los aspirantes no podían responder”, dijo, y consideró que ese tipo de preguntas tenían “una actitud persecutoria porque relaciona una cuestión familiar con el cargo y no hay ningún motivo para que esa cuestión familiar sea una motivo de no postulación o de no nombramiento”. Luego, Bersanelli diría que esa “cuestión familiar” no existe.

No faltaron cruces entre los senadores de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. La senadora por Santa Fe, Carolina Losada (UCR) apuntó a Parrilli. “No se ponga tan nervioso cuando alguien le hace una pregunta al candidato, no lo defienda antes y confíe en la capacidad del candidato a defenderse, porque si va a ser juez, debe poder defenderse solo”, ironizó, para luego preguntarle a Bersanelli si creía que podía ser imparcial pese a los vínculos familiares con los Kirchner.

“Yo me he reiteradamente excusado en las causas en las que intervenía la señora Presidenta y su familia, por una cuestión de demostrarme a mí que puedo ser totalmente imparcial, lo he hecho, lo he sido y lo soy. Trato de cumplir mi función lo mejor que yo pueda y lo trato de hacer dentro de un marco de independencia, trabajo y sacrificio”, aseguró Bersanelli.

La senadora Tapia, del interbloque Juntos por el Cambio, le preguntó cómo iba a actuar si una causa que involucre a la familia Kirchner llegaba a sus manos, ante lo cual el candidato recordó que en el expediente donde tramita a la Sucesión Néstor Kirchner y cayó a su juzgado, él se había excusado. “La primera vez me recusaron y me recusaron mal, porque lo hizo la interventora de la sucesión: tenía un plazo y más allá de ese plazo me planteó una recusación, la rechacé y me excusé para llevar tranquilidad a todos”.

“¿Usted siente que podría dictar un fallo adverso a la vicepresidenta?”, insistió Losada. “Yo lo que pienso es, si puedo fallar a favor, cualquiera puede fallar a favor. Yo pienso si puedo fallar en contra: si mi respuesta es que sí, asumo la causa y si siento que no, me siento vulnerado en mi fuero íntimo y ahí decido excusarme”. Ante la repregunta de Lozada, respondió: “Sí, sí, entiendo que podría fallar en contra de la señora vicepresidenta.

La senadora por la ciudad de Buenos Aires, Guadalupe Tagliaferri (Pro), cuestionó la falta de mujeres en la terna presentada para la Cámara de Piedra Buena, adelantó que desde el interbloque no le darán acuerdo a su pliego y que presentarán un despacho en minoría. “El haber sido asistente legal, si no le quiere llamarle abogado, de la actual vicepresidenta de la Nación, haber sido funcionario del gobierno de Santa Cruz, el haber tenido, por más que hoy no los tenga, vínculos familiares, cercanos y permanente con un sector político, con la actual vicepresidenta, con la actual gobernadora, atentan absolutamente con la imparcialidad que se requiere para el cargo para el que usted está siendo propuesto”.

Mariela Arias - Diario La Nación