La esposa de un jugador de Lanús lo denunció por "maltrato"

En un extenso posteo en Instagram relató situaciones de violencia que vivió con Lautaro Acosta.
viernes, 31 de mayo de 2019 · 10:29

El delantero de Lanús, Lautaro Acosta, fue denunciado públicamente por su mujer Ludmila Isabella por violencia de género. La pareja tiene un hijo, Benicio, de nueve meses.

En un estremecedor relato la mujer reveló que fue víctima de maltrato psicológico, económico, y dio a entender que también padeció violencia física durante sus años de convivencia, aún estando embarazada.

Entre las situaciones más fuertes, Isabella aseguró que su marido le negó sentarse en una reposera cuando estaba embarazada de seis meses, además de someterla a manipulación psicológica para negarle infidelidades y un control excesivo para que pierda su libertad. Incluso, aseguró, su hijo tuvo graves consecuencias a causa de su angustia cuando estaba embarazada. El pequeño nació el 4 de septiembre del año pasado.

 

"Hoy, después de tanto tiempo sin poder soltar una relación tóxica de destrato y de violencia psicológica, de sentirme un trapo, y de tanta denigración, necesito liberarme de todo mal", arrancó.

"Fue una persona muy violenta desde todas las miradas. Está acostumbrado a que nadie le diga que no. Lamento no haberme ido antes de esta situación ya que mi hijo durante su gestación sintió todas mis angustias y hoy le agarran ataques de llanto sin sentido, que no puedo calmar con nada. De eso no se vuelve", escribió en Instagram, entre otras frases.

"Cedí en todo, di todo, y no me arrepiento, porque lo hice por amor. Lástima que no me devolvieron con lo mismo. Hasta dormía en la habitación de abajo con Beni porque le molestaba que el nene lo tocara mientras dormía y no quería escucharlo llorar para poder entrenar", agregó.

 

"Lo mal que la pasé estando embarazada es lo que más me duele y cuesta sanar. Nunca pensé estar en esa situación tan horrible, tan vulnerable y sola. No quería que estudie, tampoco que trabaje. Un día me busqué un trabajo en Banfield y no me dejó por estar situado allí. ¿Qué iba a decir la gente de que la mujer de un futbolista trabaje en un negocio de Banfield? Pero a la vez no podía gastar nada en mí", contó.

"En la madrugada del 28 de junio de 2018 lo encuentro estacionado en Lanús con una chica arriba de su camioneta siéndome infiel. Yo lo estaba esperando en casa embarazada de siete meses. Al mediodía habíamos discutido porque yo quería hacerme una ecografía en 5D que salía 890 pesos y me dijo que no le había avisado y que no quería gastar en cosas innecesarias ni caprichos míos", reveló.

Ludmila contó que luego de eso se separaron pero que le volvió a dar una oportunidad. Ahora, relató su experiencia para "darle fuerzas a mujeres que están pasando por esto". "A mí me costó salir y sanar mucho más. Ámense, priorícense, cierren ciclos y sean FELICES", concluyó.