Buenos Aires: subieron a robar a un colectivo y fusilaron a una pasajera

Ocurrió en Buenos Aires. Aparentemente uno de los delincuentes se enfureció con la víctima porque intentó tranquilizar a otra pasajera.
jueves, 27 de diciembre de 2018 · 21:02

Una mujer fue asesinada hoy de un balazo cuando viajaba a bordo de un colectivo de la línea 338, en la localidad bonaerense de Transradio, luego de que dos ladrones subieran a robar a la unidad y aparentemente uno de ellos se enfureciera porque ésta intentó tranquilizar a otra pasajera, informaron fuentes policiales y de la empresa.

El crimen ocurrió alrededor de las 14, en el interno 83 de la línea Transporte Automotor La Plata (TALP) SA, más conocida como “La Costera”, que une la capital bonaerense con la localidad de San Isidro.

Según los voceros, dos hombres subieron al colectivo con fines de robo en una parada situada sobre la ruta provincial 4 (ex Camino de Cintura) y la calle Cacique Telomian Condie de Transradio, en el partido de Esteban Echeverría, en el sur del conurbano, cuando la unidad se dirigía en sentido hacia La Matanza.

Cuando uno de ellos comenzó a amenazar a los pasajeros, una joven de 26 años que estaba sentada en los primeros asientos se puso muy nerviosa y otra mujer que la acompañaba la empezó a tranquilizar.

Enseguida, dos efectivos de la Policía de la Ciudad que estaban de civil se identificaron como tal.

Según contó luego esa joven, llamada Aldana, los dos delincuentes -uno con camiseta de Boca Juniors y otro con una remera roja- estaban armados y les empezaron a sacar las pertenencias a todos los pasajeros hasta que vieron a los dos policías de civil, que trataron de reducirlos.

 

 

"Los delincuentes les decían que bajen las armas porque iban a matar a alguien. Yo iba sentada al lado de una señora mayor y le agarré la mano. Le dije 'señora, yo no me quiero morir' y ella me dijo 'vos no te vas a morir nena'. Cuando se acercó el de remera roja le disparó", contó la chica al borde del llanto.

Aldana agregó que la mujer le tenía apretada la mano, pero después la fue soltando de a poco: "Me protegió, me salvó la vida", destacó.

Mientras tanto, comenzó el tiroteo con los asaltantes, uno de los cuales fue herido en la clavícula y brazo derecho y el otro en el tórax.

 

 

"Todos les decían a los policías 'matalos' y ellos se iban para atrás para controlar la situación, pero los delincuentes se volvieron locos y ahí empezaron a los tiros, le pegaron un tiro a un señor y después le pegaron al parabrisas", contó Aldana.

Al arribo del personal del Comando de Patrullas de Esteban Echeverría, se logró la aprehensión de Gabriel Ledesma (22) y Mauricio Parodi (20), quienes fueron trasladados con custodia al hospital Sofía Santamaría de la localidad de Monte Grande, aunque poco antes los pasajeros los patearon en el piso.

Parodi permanecía esta tarde internado en estado reservado como consecuencia de las heridas y el otro estaba fuera de peligro, indicaron los voceros consultados.

En tanto, la pasajera baleada, identificada como Sandra Rivas (46), oriunda de Merlo, fue llevada gravemente herida al hospital Alberto Balestrini de Ciudad Evita donde falleció.

Un segundo pasajero identificado como Edgardo Valencia (61) también sufrió heridas leves por un roce de balda en el brazo izquierdo y fue trasladado al mismo centro de salud.

 

En tanto, el chofer sufrió una crisis nerviosa por la situación y porque uno de los balazos le pasó a corta distancia y atravesó el parabrisas del colectivo, dijo José González, jefe de personal de TALP.

Lo mismo le sucedió a la joven sentada al lado de la mujer que terminó siendo asesinada, quien estaba en shock y le dijo a su madre: “Era para mí el tiro, no para ella”.

La unidad, que además del parabrisas también sufrió daños en la puerta delantera, fue trasladada esta tarde para los peritajes correspondientes a la comisaría cuarta de Transradio, donde también declaraban varios testigos del hecho, señalaron las fuentes.

Mientras tanto, el fiscal Fernando Semisa, de la UFI 4 de Esteban Echeverría, ordenó el secuestro de las armas reglamentarias del personal policial y de Ledesma, que portaba una pistola calibre 9 marca Bersa, para establecer la procedencia de los disparos que causaron el deceso de Rivas y las lesiones de Valencia.

Sin embargo, el fiscal no dispuso por ahora ninguna medida restrictiva de la libertad para con los policías, quienes resultaron ilesos en medio del tiroteo.