Abogado del "Gitano" dijo que su cliente estaba borracho y se escapó "por miedo" y volvió a acusar a Navarro Cádiz

El letrado Ramiro Rúa aseguró que su defendido "estaba totalmente alcoholizado" y que huyó de la escena, donde balearon al diputado Héctor Olivares y a su colaborador Miguel Yadón, porque "se asustó".
sábado, 11 de mayo de 2019 · 20:32

El abogado de Juan Jesús Fernández, quien admitió ante la Justicia que estaba en el auto desde el momento que se disparó contra el diputado nacional Héctor Olivares y su asesor Miguel Yadón, aseguró que su cliente se escapó del lugar del ataque "por temor" y volvió a acusar del hecho al joven que fue detenido el viernes en Uruguay.

El letrado Ramiro Rúa defiende en esta investigación a Fernández, apodado "Mohamed" pero conocido hasta ahora como "El Gitano"; a la hija de éste, Stefanía Fernández Cano (24), y a Luis Cano (65), todos detenidos en la causa.

En declaraciones a la prensa, Rúa reiteró que Juan José Navarro Cádiz (25) "es el autor del homicidio" cometido este jueves, a metros del Congreso, del asesor Miguel Yadón (58) y de las graves heridas que sufrió el diputado Héctor Olivares (61).


Acerca de lo sucedido esa madrugada, el abogado aseguró que Fernández y su sobrino "estaban totalmente distanciados" y que "no tenían un vínculo cotidiano, sino que se veían para las fiestas, pero terminaban mal, porque eran una familia muy violenta que peleaba por cualquier situación". Entonces -siempre según la versión del defensor- "se encontraron casualmente ese día con su tío en el Congreso", luego de que Fernández estuviera tomando alcohol con sus amigos en un bar situado en Rivadavia y Montevideo.

"Fue a la plaza Congreso, dejó el auto ahí para encontrarse con gente que iba a jugar a las cartas, se encuentra con Navarro Cádiz y ocurre el hecho", aseguró el abogado.

Según Rúa, esa madrugada Navarro Cádiz "estaba muy irascible y violento porque había discutido con su esposa, que era algo cotidiano, Fernández lo estaba tratando de calmar y de repente sacó el arma y disparó"

"Fue a cualquiera, al voleo, la hija (de Fernández) no tiene absolutamente nada que ver", reseñó el letrado, en referencia a la hipótesis de que la joven tuviera alguna relación con Yadón y el crimen haya sido en venganza por esa situación.
 

"No hay ninguna prueba, ella lo niega. No lo conoció ni a él ni a Olivares, no tuvo vinculación alguna. Se puso a llorar (en la indagatoria) porque lamentaba el daño que le ocasionaba esto a ella y a la familia", agregó y sostuvo que la joven está casada y tiene hijos.

Consultado sobre por qué su cliente se escapó de la escena del crimen si no tenía nada que ver, Rúa manifestó que lo hizo "por miedo" y aseguró que los ademanes que él realiza cuando baja del auto fueron "para pedir ayuda", pero después "se asustó". Además, señaló que "estaba totalmente alcoholizado" porque esa noche había tomado una botella de whisky y luego una petaca de la misma bebida.

"Fue todo una cuestión azarosa, no fue premeditado ni nada", insistió el abogado, quien también aseguró que Fernández no tiene ningún arma porque las vendió hace 18 años y que se dedica a la venta de antigüedades y antes al rubro textil.


Al respecto, relató que la prueba de parafina que se le hizo a su cliente dio negativa y que los únicos restos de pólvora que se hallaron es en la ropa de Navarro Cádiz.

Finalmente, contó que a raíz de este hecho "hubo fuertes reproches en la comunidad gitana" no solo en la Argentina sino en el exterior.

Fuente: Télam