Alberto Fernández se reunió con gobernadores peronistas para dar un mensaje de fortaleza

El encuentro, a puertas cerradas, se desarrolló en las oficinas que el ex jefe de Gabinete tiene en el barrio porteño de San Telmo.
miércoles, 3 de julio de 2019 · 19:20

l candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, compartió este miércoles un almuerzo y reunión de trabajo junto a gobernadores peronistas, a quienes se sumó también el mandatario electo por La Pampa, Sergio Ziliotto.

El encuentro, a puertas cerradas, se desarrolló en las oficinas que el ex jefe de Gabinete tiene en el barrio porteño de San Telmo.

Del cónclave participaron Juan Manzur (Tucumán), Mariano Arcioni (Chubut), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gildo Insfrán (Formosa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Uñac (San Juan), Carlos Verna (La Pampa), y quien será su sucesor en dicha provincia, Ziliotto.

El almuerzo de Fernández con los gobernadores terminó por desbaratar la estrategia que ensayó la Casa Rosada para que algunos de los mandatarios provinciales compitiesen con boleta corta, evitando que traccionen votos hacia la candidatura presidencial del Frente de Todos.

Finalizado el encuentro, Alberto Fernández realizó breves pero contundentes declaraciones en las que manifestó su descontento con la marcha de la economía argentina y con el acuerdo Mercosur - Unión Europea.

"Acá el problema que tenemos es que la economía no está funcionando, las fábricas cierran, las importaciones terminan con el trabajo argentino y se quieren suscribir acuerdos que terminan con el trabajo argentino", disparó.

Además, puntualizó que el pacto con la UE es "otra prueba de la improvisación del Gobierno", antes de explicar: "La diferencia entre Macri y nosotros es que queremos un país con industria y él quiere un país primario que venda peras y manzanas".

Fernández también se presentó como "alguien que se quiere ocupar de los argentinos" y postuló que "pacificar al país es no mentirle, no hacer campaña sucia, no hablar mal del otro".

Sobre el encuentro con los gobernadores, bosquejó una explicación sin mayores detalles: "Sirvió para que volvamos a unirnos, para trabajar. Tengo la decisión de que la Argentina se convierta en un país federal. Y para hacer eso tengo que trabajar con los gobernadores. Van a ser grandes actores".

Por su parte, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, calificó la reunión de "fantástica", ya que pudieron "comenzar a generar propuestas", en caso de que Fernández sea consagrado como Presidente en las elecciones de octubre próximo.

Además, Manzur expresó su convicción de que el precandidato justicialista "será presidente y gobernará la Argentina", a partir del 10 de diciembre.

El mandatario tucumano destacó el "fuerte respaldo" que recibió Fernández en la reunión, ya que hubo "representantes de 17 provincias" y echó por tierra la postura del precandidato a vicepresidente del oficialismo, Miguel Pichetto, quien asegura que un sector del peronismo se irá con Mauricio Macri.

"Los peronistas votamos peronistas. Pichetto se fue con la oposición, respetamos su decisión, pero hoy la fórmula del peronismo es Alberto Fernández-Cristina Kirchner", enfatizó el gobernador tucumano.

Al ser consultado sobre cuál será la postura ante el acuerdo de libre comercio alcanzado por el Mercosur y la Unión Europea, remarcó: "Estamos dispuestos a analizarlo. Todo lo que sea bueno para generar inversión para el país y que se generen más puestos de trabajo estamos dispuestos a hacerlo, pero con este modelo económico actual es imposible hacerlo", señaló.

 Alberto Fernández y una cargada agenda
El jueves, Fernández visitará al ex mandatario brasileño Lula Da Silva, en la prisión de Curitiba donde permanece detenido.

El viernes que viene, el candidato presidencial tiene un viaje programado a Mendoza, donde será recibido por la candidata a gobernadora del peronismo, la senadora camporista Anabel Fernández Sagasti, en tanto que la semana que viene tiene prevista una actividad de campaña en Mar del Plata, a confirmar.

La reunión con el bloque del PJ en el Senado, y en particular con el flamante jefe de la bancada, el cordobés Carlos Caserio, quien asumió en reemplazo de Miguel Pichetto, cobra especial importancia ya que el gobernador de su provincia, Juan Schiaretti, es el único de los mandatarios peronistas, junto al salteño Juan Manuel Urtubey, que no se pronunció a favor de la fórmula presidencial del Frente de Todos.

Schiaretti, que había participado activamente de la construcción de Alternativa Federal, el peronismo del medio que se desmoronó por sus tensiones internas y por el avance de la polarización, definió competir en su provincia con boleta corta y así desentenderse de la elección nacional para evitar riesgos que pongan en riesgo su hegemonía.

Fuente: IProfesional