Aborto legal: por qué Alberto Fernández no enviará este año el proyecto al Congreso

La iniciativa está lista desde hace unos meses. Sin embargo, en plena pandemia por coronavirus, el Presidente decidió postergar su debate.
martes, 11 de agosto de 2020 · 11:57

El proyecto del aborto legal, seguro y gratuito está listo desde hace unos meses, pero el presidente Alberto Fernández decidió postergar el envío del texto al Congreso por el crecimiento de los contagios por COVID-19 en el país.

Según confirmaron a diario Infobae dos fuentes de primer nivel del Gobierno, la decisión ya está tomada y es posible que el proyecto sea tratado recién el año próximo. “No es el momento”, fue la frase que se dijo en una de las reuniones que Alberto Fernández mantuvo en los últimos días en la intimidad de la quinta presidencial de Olivos.

El proyecto para legalizar el aborto fue una promesa de campaña y uno de los grandes anuncios en la Asamblea Legislativa cuando el Presidente abrió, el 1° de marzo pasado, las sesiones ordinarias en el Congreso. Nadie imaginaba que la pandemia cambiaría todos los planes.

La semana pasada, Alberto Fernández recordaba con dos funcionarios de máxima confianza aquel discurso y cómo debió redefinir su propia gestión a poco más de tres meses de asumir, cuando impuso el aislamiento social preventivo y obligatorio por decreto. En esas semanas, el Presidente pensaba enviar el proyecto del aborto.

Anteayer se cumplieron dos años de que el proyecto del aborto legal fuera rechazado por el Senado, pese a que había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados.

Vilma Ibarra, la poderosa secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, es una de las autoras del primer proyecto que se debatió en el Senado, y una de las más comprometidas en que el proyecto sea ley lo antes posible. Apenas asumió, Alberto Fernández le dijo a Ibarra que el eje del proyecto es resolver un problema de salud pública y evitar la muerte de mujeres por abortos clandestinos.

El texto redactado y que está en el despacho de Vilma Ibarra incorpora otro proyecto que incluye la garantía por parte del Estado de darle salud y alimentación a la madre y al bebé hasta los tres años, para aquellas mujeres pobres que abortan porque no pueden sostener a su hijo.

Alberto Fernández quiere enviar los dos proyectos juntos: el del aborto legal seguro y gratuito y el del plan de los 1000 días para ayudar a quienes quieran continuar con el embarazo pero no puedan afrontarlo por su condición económica.

Según pudo reconstruir Infobae, la propia Vilma Ibarra analizó la estrategia con el Presidente en los últimos días. “Estamos con 7500 contagios por día, no podemos plantear ahora el debate del aborto y ponerle más presión al sistema de salud”, dijo Vilma Ibarra, según contó a este medio la fuente que mejor la conoce. La razón por la que acordaron postergar el debate es porque el ministro de Salud, Ginés González García, y la secretaria de acceso a la salud, Carla Vizotti, están solo dedicados a la pandemia y no podrían sumarse al debate del aborto en este contexto. La presentación y la defensa del proyecto del aborto legal necesita “todo el ministerio de Salud activo”, analizan en la Casa Rosada y esto en el contexto actual es imposible, aunque la convicción del Poder Ejecutivo de enviarlo al Congreso esté intacta.

En la mesa chica del poder, que integran Máximo Kirchner (jefe del bloque de diputados oficialistas), Sergio Massa (presidente de la Cámara de Diputados), Santiago Cafiero (jefe de Gabinete) y Eduardo “Wado” de Pedro (ministro del Interior), tienen en claro que no pueden abrir en el Congreso otro debate polémico que, además, implicaría movilizaciones en las calles en tiempo de distanciamiento social, lo que sería de alto riesgo sanitario.

Alberto Fernández decidió avanzar con la reforma judicial, pero no lo hará con el proyecto para que el aborto sea legal en la Argentina. “Tenemos que ir por la mejor estrategia para poder ganar la votación”, le habría dicho la secretaria Legal y Técnica.

La pandemia cambió los planes de todos y el escenario que imagina el Gobierno para cuando envíe el proyecto de ley es que Ginés González García y Carla Vizotti visiten las comisiones en el Congreso, se abran debates en las provincias, mientras Massa y Máximo Kirchner buscan consensos para conseguir los votos necesarios para convertir en ley el aborto legal, seguro y gratuito.

Hoy en el gobierno están convencidos de que pueden lograr la media sanción en Diputados, y que en el Senado van a tener que dar más pelea. También por esa razón, el momento político para negociar la sanción de la ley debería ser cuando el sistema de salud esté “desestresado”.

El Presidente se convenció de que no era “razonable” hacerlo en este momento. Sin embargo, mantiene la convicción del proyecto. “Alberto nos ayuda mucho en todo lo que es la lucha de las mujeres. Pese a su formación, él ha tomado nuestros reclamos y le estamos agradecidas”, ha dicho alguna vez Vilma Ibarra en su despacho en la planta baja de la Casa Rosada. Ella es quien le cuida la firma al Presidente. Por sus manos pasan todos los decretos, resoluciones y proyectos de ley.

Fuente: Infobae