En Rosario, para sacar una licencia de conducir habrá que hacer un curso de perspectiva de género

La autora del proyecto, Norma López, del Frente de Todos, dijo que se busca de “educar a conductores para su posterior desempeño en la calle”.
viernes, 2 de octubre de 2020 · 10:32

Desde este jueves y por una ordenanza aprobada en el Consejo Municipal de Rosario, las personas que pretendan obtener la licencia de conducir en esa ciudad santafesina deberán hacer, como instancia obligatoria previa, una capacitación en perspectiva de género.

La autora del proyecto, Norma López (Frente de Todos), dijo a Télam que esta norma busca de “educar a conductores para su posterior desempeño en la calle”.

“Queremos trasmitir a varones, mujeres, diversidad y disidencias de Rosario información profesional y adecuada en materia de violencia de género y derechos de las mujeres, niñas, adolescentes y el colectivo LGTBIQ”, agregó.

Un requerimiento similar existe en Rosario desde 2013 para quienes quieran acceder a la licencia de conducir que el municipio le extiende a choferes del transporte público.

La Escuela de Formación Profesional de Conductores de Transporte Público de Rosario posee un módulo sobre “Buen trato para la perspectiva de género”, incorporado a la capacitación en educación vial y buenas prácticas destinada a choferes de servicios públicos.

La iniciativa aprobada por el Concejo va en el mismo sentido, pero “se extiende a todos los solicitantes de licencias de conducir, de manera obligatoria”, explicó López.

El curso, según lo establecido en el proyecto, dispone que se implementará de manera articulada entre el Instituto Municipal de la Mujer y la Secretaría de Control y Convivencia, la Dirección General de Tránsito y la Secretaría de Transporte y Movilidad, o las dependencias que en el futuro las reemplacen.

Además, López indicó que “el momento en el que una persona tramita su licencia de conducir, a partir de los 18 años, es uno de los pocos espacios donde el Estado tiene una enorme oportunidad de dialogar con una gran cantidad de mujeres y varones”.

En esa línea, añadió que “es una buena ocasión, tanto para el Estado como para la ciudadanía, para acceder a conocimientos no solamente de lo que es la perspectiva de género, sino también a lo que significa el acceso a derechos, por eso lo planteamos desde la perspectiva de los Derechos Humanos”.

Para finalizar, remarcó que “tiene un fin no punitivo”, sino que apunta "sobre todo a incorporar conocimientos en derechos para generar nuevos códigos de convivencia y una mirada de igualdad entre varones y mujeres en los tratos cotidianos”.